Botellas de Cerveza de Gres
de Argentina Siglo XIX
         
Inicio Cartas
del Lector
Sitios
relacionados
Contacto
Beer Bottles Stoneware from Argentina 19 Century  
 

 



Magazine 2017

VER MAGAZINE AÑO:
2005 a 2009
  2010
    2011  2012   2013   2014   2015   2016   2017
 


El Autor
Renuncia:
Esta información es suministrada por una investigación puramente informática, para ayudar a los hobbyst y coleccionistas en su búsqueda. Por lo tanto no persigue fines de lucro. El propietario de esta página, no acepta responsabilidad alguna, acción o daño por el uso de la presente información.

The Author
Disclaimer:
This information is supplied by a merely computerized research in order to help hobbyists and collectors in their search. Therefore it has no profit purposes. The owner of this page shall not be liable for any action or damages caused by the use of this information.


Jorge di Fiore
Investigador
Febrero 2017

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
 

LA CERVEZA EN CHILE DURANTE EL SIGLO XIX

Las primeras cervezas que se conocen en el país las traen los extranjeros que se radican en el territorio.
Esta se ve impulsada por los puertos marítimos, que permiten la llegada de esta bebida procedente de Europa, y específicamente en el año 1825 se funda la primera cervecería, propiedad del médico de origen británico Andrés Blest. Existiendo dos tradiciones de cerveza en el país, una inglesa considerada de menor calidad y otra alemana, es esta, la alemana la que prima y se masifica en el país, destacando por su fermentación en frío (2 - 3°C) en comparación con la inglesa de fermentación alta a 15°C de temperatura. La tradición alemana en Chile con la producción de cerveza se instala de manera imponente con una gran cantidad de cervecerías a lo largo del país, en ciudades como Valparaíso, Santiago, Limache, La Serena, Talca, Concepción y Valdivia principalmente.
Muy pronto, la cerveza se populariza hasta convertirse en el líquido de moda de los ciudadanos, al decir de Eugenio Pereira Ramos, pero no por su sabor, porque era de buen gusto consumir algo moderno e importado. El largo viaje a nuestras costas, de donde provenía la cerveza que llegaba a la República, sin duda debería alterar sus propiedades. Pero eso no les importaba a los chilenos, beberla los hacía formar parte de la sociedad aristocrática de esos años, y ello era de buen gusto.

En 1822, ya encontramos una pequeña fábrica de cerveza en el sector de La Chimba, en Santiago, y otra en 1825 en Valparaíso, perteneciente al irlandés  Andrés Blest,  a quien se le atribuye  la primera fábrica.  Nacido en Irlanda en 1778, llegó a Valparaíso en 1813, en la fragata mercante inglesa Emily. El 15 de noviembre de 1817 contrajo matrimonio con María de la Concepción Prats Urizar, y en 1824 llegó desde Londres su hermano menor Guillermo, quien después sería el padre del famoso escritor Alberto Blest Gana.

Dado su origen irlandés, Andrés necesitaba el sabor de la cerveza para llevar una vida alegre y plena. Al principio lo logró gracias a la poca cerveza que llegaba importada en botellas de gres. Sin embargo, dado que no existían aún los métodos de refrigeración, la cerveza no siempre arribaba en buen estado. Esta situación se le hizo intolerable a Blest, quien un día de 1825 decidió terminar con esto, fundando la primera cervecería de Chile en Valparaíso.

En 1833, el gran empresario inglés José Tomás Ramos, en sociedad con Luis Infante, instalan una cervecería con el fin de producir un tipo de cerveza corriente para el consumo popular. En el contrato de la sociedad establecía que la sociedad duraría cinco años, y que don José Tomás Ramos aportaría el capital y que don Luis Infante colocaba su experiencia como cervecero, más los implementos para su elaboración, las que consistían en: “2 palas de cobre, 2 hornos para tostar cebada y un molino de mano, lo mínimo que se requería para elaborar cerveza; además de 2 arneros grandes cuadrados; 5 tinas de madera usadas; una tina de greda averiada; 9 cargas costales de cuero, sacos y pedazos de gangocho, una cuarterola, un cajón para torno de harina, 8 llaves de metal,148 botellas vacías; un macho, un aparejo. Un caballo viejo; tres pares de bancos “para fijar” media fanega para medir y un rastrillo de madera; un embudo grande de cobre y tres latas; dos cántaros de madera usada; una galopa; un serrucho y una damajuana y la tabla y un farol de la puerta de calle; un mostrador y una mesa donde están los hornos; tres mesas de madera y dos candelabros, uno de cristal y uno de cobre”.
Todo lo anterior valorizado en 509 pesos y dos reales.
Hubo otra fábrica en Valparaíso, por iniciativa de un español, hacia el año 1840, la que no tuvo mayor éxito.
Se habla de otra cervecería que en 1840 instalara en el popular barrio de la Cañadilla, el cuyano Vicente Moreno, de San Luis –Argentina, quien después de licenciarse como Coronel del Ejército de San Martín, se radica en Santiago, abriendo un local para el expendio de licores y la fabricación de una cerveza con la fórmula que le proporcionara un religioso cuando estuvo en Lima formando parte del Ejército del Libertador. Sus primeras experiencias con la cebada chilena lo convencieron de las posibilidades de la bebida en Chile. La bebida en aquellos tiempos era por excelencia la chicha, consumida por los “rotos” y los señores, por lo cual su cerveza no tenía mucha aceptación. Por tal razón, ideó una ingeniosa publicidad, que consideramos una de las primeras estratégicas de marcketing que se conoce en Chile para promocionar el consumo de la cerveza.
En pleno mes de febrero, cuando la temperatura alcanza la mayor intensidad, Vicente Moreno puso a dos maceteados negros para que hicieran rodar un gran barril en el centro de la Cañadilla, camino obligado por ese entonces al puerto de Valparaíso y la cuesta de Chacabuco. Este hizo pintar las tapas del barril con la bandera de Chile y Argentina. Podemos imaginar la curiosidad respecto de los dos sudorosos negros, averiguar adónde se dirigían. Cuando llegaron a las puertas del local del cuyano, salió Vicente Moreno vestido con su uniforme de gala, y desenvainando su espada intimó a los negros a que ingresaran el barril en su negocio. Ante la expectación de toda la gente que había llegado tras los negros, abrió Moreno un portillo del barril y comenzó a beber entusiasmado la rubia cerveza, comparándola con las otras “malas que se venden por ahí”. Luego invitó a los demás a compartir su cerveza quienes saborearon complacientemente “la bebida de Dios”, como algunos bautizaron el contenido del barril.
En 1857 existían cinco cervecerías en Valparaíso, tres de ellas de propiedad de alemanes y dos de italianos. De esta última nacionalidad eran Pedro Martín y Juan Pijati con sendos establecimientos en la calle Victoria. Alemanes eran Juan Stuven (1804-1887) que tenía una cervecería en la calle Chacabuco, la más antigua del puerto, además de una tonelería en la calle Yungay; H. W. Rosse y Cía., en calle Independencia.

Joaquín C. Plagemann. La cervecería de Plagemann, situada en el número 236 de la misma calle Chacabuco había sido fundada en 1849, y se la considera como la primera de las cervecerías modernas, por así decirlo. Para 1874 la Fábrica de Plagemann tenía un establecimiento de gran tamaño en la calle Chacabuco 236, de Valparaíso. Fabricaba cerveza Lager y negra y una cerveza anunciada como sencilla y doble, que se expendían tanto en barriles como embotelladas .Tres años más tarde, su producción alcanzaba a dos millones y medio de litros al año. La fábrica fue ampliada en la década siguiente con la incorporación de maquinarias nuevas al punto que "cada uno de sus siete departamentos es más espacioso de lo que antes era toda la cervecería". En su entusiasmo, el autor de esta descripción presentaba a la empresa como un modelo en su género para Sudamérica y un ejemplo de renovación para la vitivinicultura chilena. Años más tarde, Carlos C.F. Sohrmann adquiere esta fábrica, conocida también como “Cervecería del Escudo”, e instala nuevas maquinarias, con lo que su producción llega en 1895 a los 10.000 litros diarios, con dos a tres millones de litros al año de cerveza doble, lager, blanca, negra, etc. El 50% de la producción se consumía en Valparaíso, y el otro 50% en el resto del país. Años más tarde, la ex fábrica Plagemann funcionaba en un gran edificio con modernas instalaciones, amplias bodegas para el enfriamiento de la cerveza y otras para la fermentación. El agua que ocupaba la fábrica era de El Salto, la misma que bebía todo Valparaíso; la cebada era producida en Chile, mientras que el lúpulo empleado provenía de Baviera y Bohemia. Disponía de un horno metálico sistema austríaco de considerable altura y capacidad de 2500 kilos de cebada. El plantel era de 40 hombres y 10 mujeres, todos chilenos. Sólo los jefes y mecánicos eran alemanes. 
Otras de las primeras fábricas de cervezas en Chile, también en la Cañadilla, fue fundada por los señores Strumper y Koch que produjeron una cerveza sencilla, pero con una baja producción, o por la poca demanda o la falta de recursos para la fabricación.

Otro empresario, Adolfo Bohlmann, ingresó como socio a la fábrica, por el fallecimiento del señor Koch, pero pese a poner todo su empeño para impulsarla, perdió esfuerzo y recursos quedando la fábrica totalmente paralizada, pasado la propiedad donde se levantaba al Banco Nacional de Chile. En 1846 comienza a expandirse el consumo de la cerveza en Chile, llegando al mismo tiempo con los primeros alemanes al país. Luego de algunas subastas sin interesar a ningún postor, un suizo llegado a Chile en 1887, don Andrés Ebner, adquiere al Banco la abandonada fábrica. Cuando el consumo comienza a extenderse, la industria cervecera comienza a ser un atractivo negocio.
En Valdivia, la iniciativa de Carlos Andwandter, alemán llegado a Chile en 1850, es imitada y sobrepasada muy pronto por otros audaces empresarios como los señores Goubler y Cousiño, quienes se suman así a la fabricación nacional de cerveza, que adquiere gran importancia, incluso hasta nuestros días. Concepción, Talca, La Calera, Osorno, Chillán, La Serena y Antofagasta ven levantarse junto a otras ciudades más pequeñas que llegan con su producción a todos los rincones del país. En 1920, hay 42 fábricas de las cuales muchas se han fusionado, formando la Compañía Cervecerías Unidas.
Fábrica Nacional de Cerveza. Esta sirvió de base para la organización de la Sociedad Nacional de Cerveza, fundada en 1888 por Federico Hortsmann en Santiago y autorizada sus actividades por decreto 3185 del 19 de diciembre de 1919, siendo compuesto su primer directorio por Ernesto Lorenz, presidente, Christian Wiegnad, vicepresidente; Aurelio Leguas y Bruno Leff, directores, y Dionisio Schuler, director gerente.
Esta sociedad se dedicó a fabricar cervezas de toda clase, bebidas gaseosas, aguas minerales, malta, hielo, entre otras cosas. Su dirección comercial estaba en la calle Esperanza 1247 de Santiago. Como marca registrada utilizó en su logo al cacique mapuche, Caupolicán.
En 1901, la Fábrica Nacional de Cerveza, formada ahora por la fábrica de cerveza de Limache y la fábrica de Carlos CF Sherman , de Valparaíso, compran la fábrica de Carlos Cousiño, de Santiago y en enero de 1902 nace la Compañía Cervecerías Unidas Sociedad Anónima que pasa a ser una de las más importantes de Chile. El domicilio de la flamante sociedad se fija en Valparaíso, lugar de residencia de los principales accionistas, entre los que se encontraban Don Agustín Rosa, por sí, y doña Juana Rosa, con 1749 acciones; Don Carlos Von Bruwn, por sí, y otros con 350 acciones; don Benito Smith, con 790 acciones, Roberto…… con 200 acciones y otros hombres de negocios como A. Edwards y Cía.; Hernán Fecher; Carlos Cousiño y otros más.
En 1883, el suizo Augusto Gubler y Carlos Cousiño, nieto de Matías Cousiño, constituyen una sociedad para fabricar cerveza y hielo, la que vendría a darle otro impulso a la elaboración de cerveza en Chile. Antes de 1882 la cerveza fabricada en el país era muy inferior. La aplicación del frío de la cerveza no se había adaptado aún y la elaboración era muy rudimentaria. El que deseaba tomar una cerveza de buena calidad, tenía que comprar la que provenía del extranjero, pagando más por ella.
Gubler y Cousiño quisieron entonces competir con el producto europeo, y para ello no escatimaron esfuerzos ni capital en pro de una industria que produjera una cerveza tan buena como las importadas. La maquinaria fue traída directamente de la fábrica I.C Freund y Cía. de Berlín, Charlottemburg, siendo instaladas por la casa Bryman y Hübener.
La sociedad emprendió la construcción y ampliación de una nueva planta en Providencia, situada en un terreno de 31,5 hectáreas junto a la confluencia del canal San Carlos con el río Mapocho y que fue inaugurada con gran fiesta en noviembre de 1886. La planta tenía cuatro secciones diferentes: la casa de malta donde se fabricaba la misma a partir de la cebada y dotada de tostadoras del sistema Nolack y Pritze de Praga; la cervecería propiamente dicha; el departamento de enfriamiento, las bodegas de fermentación y los depósitos subterráneos, y la fábrica de hielo. Esta última estaba dotada de dos máquinas sistema Raoul Pictet y Charles Tellier, capaces de producir 15 mil kilos de hielo diarios y que se pensaba ampliar a 35 mil. Algo semejante sucedía con la maltería y las bodegas, cuya capacidad de cuatro a cinco millones de litros anuales era la mitad de lo que podía producir la sección de cervecería, lo que hace pensar que se contemplaba una ampliación de aquellas en el futuro. Tiempo más tarde, Gubler se retiró de la empresa y estableció una empresa eléctrica en Curicó con la cual perdió su fortuna; para 1894 Cousiño aparecía como el único dueño.

La fábrica de cervezas La Serena, de Federico Floto. Un alemán que se estableció en la Serena en 1864 y que al poco tiempo instala una fábrica de cerveza que llegaría a ser una de las más importantes de Chile. La marca registrada de sus productos fue la de “Cervecería Alemana” ya que para entonces la cerveza favorita de los serenenses, fue la de los industriales alemanes de Valdivia y Santiago. Don Federico Floto falleció en 1893, asumiendo la dirección sus hijos Adolfo y Julio Floto.








En San Francisco de Limache
, comuna de la V región de Valparaíso, en la zona central de Chile, estaba la fábrica de cerveza fundada por el alemán Carlos Hoffmann, en 1883. A los pocos años de producción, ésta alcanzaba los 5 millones de litros de cerveza al año, además de 750 kilos de hielo por hora. Consumía al año 15000 sacos de cebada cultivadas en el país. Estaba ubicada cerca del ferrocarril, lo que le permitía llegar con el tren hasta las mismas bodegas para cargar la producción de cerveza. Además del edificio de la fábrica, contaba con amplias canchas de germinación, bodegas, casa habitación para empleados y algunos talleres anexos. Los estanques donde cocían la cerveza tenían una capacidad de 10000 y 15000 litros. Una vez enfriada la cerveza, pasaba a las cubas de fermentación ubicadas en bodegas subterráneas durante unos diez días; contaban con 45 cubas de fermentación para 4000 litros o sea “120 toneles de 4000 lts” para guardar la cerveza. En 1891, con el ingreso de un nuevo socio, Tomás Ribbek, la fábrica se reorganiza como “Sociedad Anónima, de Hoffmann y Ribbek y más tarde como Cervecería de San Francisco de Limache, de Hoffmann & Cía., con operaciones en Santiago y Valparaíso.La fábrica tiene su mayor auge en 1899, cuando se fusiona con la ex cervecería de Joaquín Plagemann (1857), cuyo propietario era entonces Carlos F. Sohrmann (desde 1875). Esta nueva empresa pasa a llamarse “Fábrica Nacional de Cerveza y Hielo”.

Cervecería Antofagasta - Mitrovich Hnos.
La cervecería Antofagasta, de Mitrovich Hnos., se vendió a la Compañía de Cervezas Unidas en 1927 en 50000 libras esterlinas. De esa importante fábrica de cerveza hoy solo queda la fachada donde aún se puede leer en grandes letras en relieve “Compañía Cervecerías Unidas”.

 

La fábrica de cerveza de Keller Hnos., establecida en Concepción en el año 1874 por Gustavo Keller. Esta fábrica de cerveza penquista fue cedida a sus hijos en 1886, quienes levantaron la fábrica en el margen norte del río Bio Bio, en el lugar llamado “Agua de las niñas”, hoy avenida Pedro de Valdivia, cerca de la antigua estación ferroviaria de la ciudad donde pasaba por allí, a fines del siglo XIX, una línea de tranvía que conectaba al centro de la ciudad. La fábrica contaba hacia 1892 con once canchas de germinación de cebada, cada una de 140 m2 de superficie. Para la malta disponía de 2 hornos automáticos donde se producían cerca de 15000 qq métricos de malta al año, de los cuales una parte era exportada a Perú. Tenía además la planta, una cuba de braceado, fabricada en la fundación de Talca donde disolvían la malta con agua a cierto grado de temperatura. La fábrica daba ocupación de 100 empleados, la mitad mujeres y algunos niños, chilenos todos, con excepción de un mecánico de origen alemán. Exportaba, además, al norte del país, Perú y Bolivia.

En 1902 la cervecería Keller de Concepción y la de Otto Schleyer en Talca, que había sido fundada en 1875, se fusionaron constituyendo la Sociedad Cervecerías Concepción y Talca. La cervecería de Otto Schleyer ya existía en Talca desde 1873 y hacia 1884 funcionaba en la calle 2 norte. La industria fue modernizando sus instalaciones, incluyendo máquinas de fabricación, equipos de refrigeración y máquinas para lavar botellas. Para 1904 tenía una producción 1300000-1500000 litros al año que vendían desde Rancagua hasta Temuco en competencia con las grandes fábricas del país. Tenían además agencias en Talca de las aguas de Vichy y Quinamávida. En 1924, ésta fue vendida a la Compañía de Cervecerías de Chile. La de Concepción ha continuado desde entonces en la misma planta de la moderna avenida Pedro de Valdivia, vía de acceso a los elegantes barrios de la gran Concepción actual como asimismo de comunas como Chigua yante, otrora activo centro textil, y varias localidades de tradición e historia como los antiguos lavaderos de oro.    


Cervecería Alemana del Recreo, de Teodoro Federico Werth, originario de Prusia, llega a Chile en 1870, estableciéndose en Santiago. Fue concuñado de Andrés Ebner, pues ambos se casaron con las hermanas Caroline y Elena Bielefeld. Ambas familias construyeron mausoleos gemelos aledaños en el cementerio general y mantuvieron contacto continuo hasta los años cincuenta.


Cervecería Germania
Augusto Gronemeyer fue dueño de la Cervecería y Fabrica de Malta a Vapor “Germania”, ubicada en la calle de la Purísima N° 8, entre calles Estado y San Antonio, Santiago. Compraba y vendía Oblon (Lúpulo) de Baviera, corchos, azúcar, papel de plomo, maquinarias, cápsulas para botellas, malta, miel, cera y trigo. La fábrica funcionó a partir de 1884.

 


Fábrica Nacional de Cervezas: En 1888 fue fundada por el ciudadano Alemán Federico Horstmann la fábrica que, bajo la razón social de Fábrica Nacional de Cervezas, funcionaba en calle Esperanza N° 126 (Casilla 5557), Santiago. Este negocio funcionaba al interior de su casa quinta, y estaba dedicado a la elaboración de Cervezas y Maltas.

 

Cervecería Anwandter - Valdivia El colono alemán Carlos Anwandter fundó en 1850 la Cervecería en la ciudad de Valdivia, la tercera fábrica de alto nivel en el país (junto a las cervecerías del irlandés Andrés Blest).
La colonización del sur del país fue uno de los objetivos esenciales que se propusieron las autoridades chilenas a mediados del siglo XIX. Entre estos colonos se encontraban la familia de Carlos Anwandter, de profesión farmacéutico. Se cuenta que para agradar a su esposa embarazada, elaboró cerveza en su casa, la que luego distribuyó entre sus vecinos con gran aceptación por parte de estos y en 1851 fundó una fábrica de cerveza en la isla Tejas, en Valdivia, fábrica que años después delegó a sus hijos Ricardo y Germán.
A mediados de los años 1870, la empresa alcanzó la producción anual de 1.440.000 litros, además de cierta notoriedad a nivel nacional. En 1894, alcanzó 12.000.000 litros/año, producción de la cual el 60% se comercializaba en el mercado nacional y el resto se exportaba. Luego, en 1914 alcanzó una producción promedio de 25.000.000 de litros anuales. La fábrica cesó su producción tras el Terremoto de Valdivia de 1960, evento que destruyó gran parte de las instalaciones.


Cervecería Jorge Aubel - Osorno
Nacida en Osorno de la mano de Jorge Aubel Bückle, agricultor, empresario y regidor de esta ciudad, perteneciente a la colonia alemana, inició actividades ubicándose en la Calle Mackenna entre Prat y Freire con una producción modesta, siendo la cerveza una bebida muy poco o nada conocida en el país que consumía mayoritariamente vino, chicha y destilados; con el tiempo y gracias a distintas innovaciones el negocio se vio incrementado, aumentando la producción de cerveza y abriéndose paso a una diversificación de sus ofertas, en rubros como aguas y gaseosas, así también como de café. Esta primera fábrica, sufrió un voraz incendio en la medianoche del 31 de diciembre de 1912; las crónicas de la época relatan cómo los cuerpos de bomberos locales confundieron las sirenas tocadas por el incidente con aquellas tocadas con motivo de las celebraciones del Año Nuevo, lo que no permitió un actuar a tiempo; debido a esto las instalaciones quedaron completamente destruidas y la producción detenida.
Los planes de reconstrucción empezaron de inmediato, viajando su propietario a Alemania, en donde hizo confeccionar una nueva fábrica de modernos diseños, y con la última tecnología existente en Europa. La construcción de esta nueva planta empezó de inmediato esta vez en una nueva ubicación, calle Los Carrera nº4, entre Prat y Angulo, terreno más amplio y adecuado para sus actividades que se prolongaba hasta el río Damas.

Terminaron los trabajos en 1913 y, finalmente, en enero de 1914 Osorno vio como una moderna industria iniciaba actividades, con un imponente edificio de hormigón dividido en tres cuerpos y con más de 30 metros de altura, contando con maquinaria alemana importada de última generación , así como con una potente planta Generadora de corriente eléctrica; calderas a vapor; filtrado, macerado, cocción y embotellamiento de cerveza; Producción de Hielo; embotellado de Agua, Bebidas y Aguas Gaseosas; tostado, molido y empaquetado de malta y café. Esta nueva fase en la historia de esta industria chilena, la impulsó a un plano mucho mayor, con una producción promedio diaria de 30.000 litros y empleando a más de 100 personas, sus productos comenzaron a distribuirse a lo largo del país abriendo numerosas sucursales desde Arica a Punta Arenas, destinando especialmente gran parte de su producción al abastecimientos del norte salitrero en la época dorada de la explotación de este mineral. Exportó de igual manera al resto de Sudamérica, como a Argentina, Perú, Bolivia y Brasil. Así, Cervezas, Aguas, Gaseosas y productos Aubel de Osorno, podían encontrarse en las más variadas partes del Continente. Luego del fallecimiento de su fundador, la cervecería pasó a manos de su sucesión, continuando su producción y expandiéndose de mano de la familia hasta 1934, año en que ésta decidió vender la empresa a la Compañía De Cervecerías Unidas quienes estaban unificando la elaboración de bebestibles a nivel nacional.

Cervecería Juan Sieberg - Osorno
Establecida en 1882, para el año 1920 se la vende a Carlos Albrech. Este tenía junto a su hermano Santiago una fábrica de bebidas gaseosas y de hielo.
También estaban en Osorio cervecerías más chicas como la de Gustavo Walffher de 1886 a 1904 y la de Federico Eberthardt, entre 1856 y 1904.

La Cervecería Ebner es una antigua cervecería ubicada en la Avenida Independencia, comuna de Independencia, Santiago, Chile, fundada por el alemán Andrés Ebner, y que se mantuvo operativa hasta 1978. En el año 1888 el empresario construyó en terrenos de la cervecería su casa habitación, que, en conjunto con su patio interior, un antiguo secador de cebada y el muro de cierre a la calle fueron declarados Monumento Nacional de Chile, en la categoría de Monumento Histórico, mediante el Decreto Supremo n.º 84, del 26 de octubre de 1984. Andrés Ebner nació en Baviera, Alemania en 1850, trasladándose al Perú en 1868, y un año después a Chile, en donde se asoció con Otto Schleyer para crear, en 1870, la fábrica de cerveza de Talca. Con las ganancias reportadas en Talca adquirió en 1878 la fábrica de cerveza de Salvador Koch ubicada en La Cañadilla, Santiago. En 1879, Ebner instaló la fábrica con su nombre, trasladando algunas máquinas desde Talca e importando algunas nuevas. En el año 1880 adquirió la fábrica de malta La Estrella, que trasladó a los terrenos de su cervecería. Andrés Ebner falleció en 1908 con la industria en pleno apogeo. Se producía la Pilsen Ebner, publicitada como la mejor cerveza de Chile, así como también la bebida gaseosa Bilz, la primera gaseosa chilena, creada en 1905 y presentada en una función de gala en el Teatro Municipal de Santiago. La fábrica fue también la primera productora de hielo, llegando a la producción de 50 000 kilos por día. En el ámbito familiar, casóse en Chile con Caroline Bielefeld Káiser, a quien había conocido en Perú, y tienen 12 hijos. Andrés era católico y Caroline era de religión luterana, los hijos varones fueron católicos y las hijas luteranas.
Entre 1885 y 1888 el empresario construyó en el complejo industrial su casa habitación que tenía uso mixto, funcionando oficinas en su planta inferior, y en la superior su residencia. El arquitecto se desconoce, pero se presume que fue el alemán Adolfo Möller.
En 1916 el complejo industrial fue comprado a los herederos de Ebner por la Compañía de Cervecerías Unidas, manteniendo su producción con el mismo nombre hasta 1978, cuando dejó de funcionar, siendo abandonado y desmantelado finalmente entre 1981 y 1982. En 1986 fue adquirido por el empresario Luis Echavarri, quien impulsó un proyecto para convertir la vieja construcción en centro gastronómico, con un moderno bulevar, un centro comercial Barrio Independencia, y un museo de la cerveza —el primero de Santiago—, que abrirá en el segundo semestre de 2017. La casa de Andrés Ebner se encuentra compuesta por un volumen longitudinal a la Avenida Independencia, entre calles Sergio Livingstone y Echeverría, girando hacia el interior de la manzana en su extremo, en un cuerpo de planta diagonal. De dos plantas, su nivel inferior estaba compuesto de oficinas y el segundo piso estaba destinado a la residencia del empresario alemán.
De estilos neo renacentistas y Segundo Imperio, presenta en su planta inferior arcos resaltados que van haciendo marco a vanos gemelos de ventanas de medio punto. La fachada del segundo nivel contiene columnas y balcón de balaustres. En su esquina norte destaca la presencia de una torrecilla.

 

 

 





Cervecería de Otto Scheuch - Illapel
En 1859 nace Otto Scheuch en el extremo sur de Chile, precisamente en Puerto Montt. Hijo de inmigrantes alemanes. Desde muy joven emigra a trabajar a Illapel, en una empresa minera propiedad de unos familiares, Francisco y Cristiano Geisse y, luego, en una pequeña fábrica de cerveza que, más tarde, constituye junto a Amador Gatica la Sociedad Scheuch y Cía. para la explotación de cerveza. Pero en 1889, Scheuch fallece en un accidente deportivo. La compañía luego continúa sus operaciones bajo la razón social de Amador Gatica.

 

Cervecería del Ferrocarril
La Serena - R. Abbott y Cía. Cervecería del Ferrocarril habría sido fundada por Ricardo Abbott alrededor de 1887, bajo la razón social de R. Abbott y Cía. La cervecería funcionó como tal hasta los principios de 1900, pero a partir de esa fecha deja de fabricar cerveza y comienza con la elaboración de bebidas gaseosas y fabricación de hielo. Don Ricardo, en 1873, contrae matrimonio con Elena Gaymer. 

 

La Patagona es la primera cervecería del extremo sur de Chile en la Región de Magallanes.
El ciudadano alemán José Fischer procedente de Valdivia, donde fue maestro cervecero de la Cervecería de los Hermanos Anwandter, con el apoyo de varios socios capitalistas, entre ellos Petersen, funda en 1896 la sociedad Fischer y Cía., y con esos aportes logra levantar la fábrica de cerveza “La Patagona”.
La fábrica estaba bien equipada para los años que transcurrían. Podrían elaborar cerca de 900000 mil litros por año, pero nunca alcanzaron esa cifra.
Se casó en Alemania con Margarita Haessler y tuvieron cinco hijos. Don José fallece en 1916, sucediéndole su primogénito José y Enrique Dirsch.

Cervecería Roepke – Valdivia

Gustav Roepke nació en Alemania en 1817. Junto a su esposa Katharine Ebers y a sus hijos Gustavo y Otto llegan a Chile. Se establecen en el barrio de Manzanito, Valdivia
En 1873, comienza a funcionar en la misma zona de Manzanito la Fábrica de Cerveza y Hielo G. Roepke e Hijos. Más tarde (1894) la cervecería pasa a manos de sus hijos y se denomina Roepke Hermanos. En 1897, los hermanos solicitan un crédito a la sociedad de fomento fabril de Valdivia para importar nuevas maquinarias para la elaboración de hielo, y así mejorar la producción de cerveza. Para principios del siglo XIX, la fábrica debió cerrar, debido a que no podía competir con las fábricas más grandes, como la fábrica de Cerveza Anwandter.


Cervecería del Caracol – Tomé
Tomé es una región del Biobío. Es una ciudad costera ubicada en la Provincia de Concepción, Región del Biobío. Forma parte del área metropolitana del Gran Concepción y está situada a unos 500 km. al sur de la capital, Santiago de Chile. Allí se funda la Cervecería del Caracol, por el alemán Adolfo Krefft, nacido en el año 1842, que llega con su familia a Puerto Montt, procedente de Hamburgo. Para 1882, Kreftt conoce a Albert Bremer y donde ambos concuerdan en formar una sociedad por cuatro años para fabricar cerveza bajo el nombre de Kreftt & Bremer, llamando a la cervecería “Del Caracol”. Debido a determinados problemas, Bremer sale de la sociedad y ocupa su lugar Carlos Wolle, cuya sociedad dura hasta 1891.
Nuevamente Kreftt encuentra un nuevo socio, Jorge Anwandter y la sociedad legal pasa a llamarse Krefft & Cía. Anwandter, apellido conocido en el mundo de la cerveza, ya que este era hijo menor de Carlos Anwander, fundador de la gran cervecería de Valdivia. Esta sociedad duró menos de dos años, pues en 1894, la “Cervecería del Caracol” pasa en su totalidad a manos de Jorge Anwandter.

La cervecería La Calera fue fundada en 1891 por don Jorge Fuchs Treiber, alemán nacido en Hockenheim en 1856 y casado con la valdiviana Guillermina Habermeyer Walter. Adquiere de la sucesión del ciudadano Boliviano Idelfonso Huici, quien fundó en Artificio, localidad cercana a La Calera, Región de Valparaíso, su compañía cervecera, una planta más bien pequeña, que es ampliada constantemente hasta 1906, fecha en la cual resulta dañada, tras el gran terremoto que sacude a la zona central.

Luego de este gran sismo, es cuando Jorge Fuchs incluye a un socio en la empresa, el cual aportaría una inyección de capital para sobreponerse a los daños y continuar creciendo, entre los años 1908 y 1915, período en que se la conoce como "Compañía Cervecera Fuchs y Plath".

Fábrica de Cerveza de Pedro Jensen – Chillán

De origen danés, el matrimonio Peter Jensen y su esposa Ana Hansen llegan a Valparaíso en 1869 y se radican en Chillán, donde instalan una fábrica de cerveza

 

 

Cervecería de la Estrella – San Felipe
Francisco Stemann llega a Chile con sus padres Theodoro y Angela -de origen alemán- se instalan en la localidad de San Felipe. Aproximadamente en 1870, contrae matrimonio con María Hering y tienen 7 hijos. En junio de 1894 incursiona en el rubro de la cerveza y se asocia con Arturo Ziegenbalg, con quien crea la sociedad Stemann y Ziegenbalg establecida para la fabricación de cerveza. La sociedad no duró y en 1895 se disolvió, habiendo quedado todas las instalaciones de la fábrica en poder de Stemann. La fábrica que producía Cerveza, Malta y Hielo, siguió funcionando hasta el fallecimiento de Stemann, a fines de 1919.

Cervecería Enrique Pasig - Santiago
Al llegar a Chile desde su Alemania natal, se establece en Santiago y se casa con una joven llamada Adelina Gradhert, con la que tuvo cuatro hijas. Su esposa fallece y Enrique, que era muy joven, contrae casamiento con una muchacha de nombre Prudencia. Tres hijos más tuvo con su nueva esposa.En 1873 forma la sociedad “Passig y Cía.”, con el también cervecero Gustavo Schafer, la cual durará 8 años, y en la cual hacen aportes para la compra de cervecería de su pariente Cristóbal Passig, ubicada en calle de la Purísima. 
En 1887, se indica que sus “especialidades de cerveza son la “Pilsener", “Lager-Bier" y "Doble" dispuesta para Exportación. Además vende malta para todas clases de cerveza”.
Passig fallece muy joven, en 1895, y la cervecería pasa a manos de su sucesión, compuesta por su segunda esposa, y todos los hijos del primer y segundo matrimonio.

Cervecería Austral de Puerto Montt - Cervecería Stange
Un inmigrante, Augusto Trautmann Scharf, nacido en Alemania en 1843, sale desde el puerto de Hamburgo junto a su familia y llega a Chile, Puerto Montt, junto a sus padres y hermanos en barco, el 22 de diciembre de 1856, buscando mejores horizontes. Casado con Susanna Klocker Hechenleitner en 1868, la pareja tiene 5 hijos pero su esposa fallece, y en 1874 Augusto recomienza una nueva vida y tiene 7 hijos más. Pasados algunos años, en 1888 fundó una fábrica de cerveza. Augusto Trautmann tenía prestigio por la excelente calidad de lo que producía y servía a sus clientes. Su muerte se produjo en 1910.
Friedrich Stange, cervecero alemán que había llegado a Chile en 1857, es el nuevo propietario, colaborando uno de sus hijos en la dirección técnica. Con Osvaldo Stange Ditzel, deciden ampliar la cervecería, en virtud de una demanda creciente de cerveza que aumentaba en forma permanente. Se instalaron maquinarias para aumentar la producción, la fabricación y mejorar un producto que daba respuesta al creciente aumento. La fábrica fue continuada por los hijos mayores, quienes operaron con el nombre Cervecería Austral de Stange Hermanos.

Cervecería Mücke – Ancud

José Mucke Schulz, fue un inmigrante alemán establecido en Chiloé. De profesión cervecero, funda en 1894 la primera cervecería en la ciudad de Ancud. José Mucke se casó con María Ascención Schwabe Ahrndt, con quien tuvo 7 hijos, entre los que se cuenta a Federico Mücke Schwabe. Cervecero por herencia, fue quien continuó con el negocio de su padre, José Mucke, fallecido de un ataque cardíaco. En manos de Federico, la cerveza que elaboraba se hizo acreditada en toda la zona. Era una cerveza de un paladar jamás equiparado, ya que el lúpulo lo importaban en forma directa de Alemania. Cerveza Lager Bier, Pilsener, malta blanca y negra eran las más populares.

Cervecería Del Tomé, de H. P. Hinrichsen e Hijo

No hay antecedentes de la llegada de estos inmigrantes a la ciudad costera de Tomé.
Henry Peter Hinrichsen fue el fundador junto a su hijo Guillermo. Este último le dio un impulso a la cervecería, fabricando cerveza doble, laguer y sencilla. Todos eran de nacionalidad Alemana.

 

Cervecería Valdiviana - Desiderio Walper - Temuco

Desiderio Walper nació en Rothenburg, Alemania, y llega de muy joven a Valdivia en 1855, junto a sus padres Johann Dietrich WalperAnna Weber. En 1865 contrae matrimonio con Marie Heise. Para ese entonces ya trabajaba como operario en la industria cervecera. En el año 1888 se traslada al sur del pueblo de Temuco, donde funda la Cervecería Valdiviana.
Con el trascurrir del tiempo la cervecería era el lugar obligado de los habitantes, ya que la misma fábrica disponía de un lugar privado donde la clientela bebía y cantaban junto a un grupo de músicos.

 

Cervecería de Bavaria – de Rodolfo Broghammer – Angol

Angol es una ciudad y comuna de Chile, capital de la Provincia de Malleco en la Región de la Araucanía. 
Allí, en 1894, don Rodolfo Broghammer funda la Cervecería y Fábrica de Malta y Hielo de Baviera, junto a una destilería que funcionaba a vapor. Ésta estuvo en actividad hasta 1934, año en que fue vendida.

 

Cervecería BUCHER - La Serena -

José Tomas Bucher nace en 1820 en Lucerna, Suiza, y llega a Chile, La Serena en 1859. A los cuarenta y cinco años contrae matrimonio con una chilena de nombre Reimunda Corominas.Bucher, desde su ciudad natal, era un conocido fotógrafo dedicado a hacer retratos. Hacia 1872, Bucher funda una fábrica de cerveza y agua mineral, funcionando hasta el año 1891. Dos años más tarde, fallece en La Serena, alrededor de 1893.

Cervecería Stange y Cía. Ltda.
El 1 de junio de 1911 la fábrica pasa a ser propiedad de la “Sucesión Federico Stange”, cervecero alemán que había llegado a Chile en 1857. Bajo la dirección técnica del hijo mayor, Osvaldo Stange Ditzel, se amplía el establecimiento, pues la demanda de cerveza aumentaba año a año. Junto a lo anterior se instalaron maquinarias para aumentar la producción, la fabricación y mejorar un producto que daba respuesta al siempre creciente consumo.

Años más tarde, la cervecería, más las nuevas instalaciones para fabricar hielo, pasó a manos de los hijos mayores, Osvaldo y Leonardo Stange Ditzel, quienes bajo la razón social “Stange Hermanos”, siguieron durante un par de décadas con la explotación de esta empresa. En este período, la cervecería obtuvo la Medalla de oro en la Exposición de La Paz, Bolivia, en 1925, y en el año 1934, el Gran Premio en la Exposición Regional de Chiloé. El 5 de mayo de 1933, y tras un aumento de capital, la empresa fue adquirida por una nueva entidad comercial, “Stange y Cía. Ltda.”, integrada por los señores Heriberto Stange, Osvaldo Stange, Arturo Hartung, José Luis Wistuba y Guillermo Rensinghoff. Siempre manteniendo la administración técnica de Osvaldo Stange Ditzel.

 

Fuentes rescatadas
Las marcas de la historia tomo II-
Biblioteca Nacional de Chile
Guía general de Santiago de Chile 1918
Documentos archivo nacional
100 años de aguas minerales, cervezas y bebidas gaseosas en Chile (1850-1950)
Etiquetas: Las marcas de la historia e Internet.

 

Jorge di Fiore
Investigador
Febrero del 2017