Botellas de Cerveza de Gres
de Argentina Siglo XIX
         
Inicio Cartas
del Lector
Sitios
relacionados
Contacto
Beer Bottles Stoneware from Argentina 19 Century  
 


Magazine 2015
- X Aniversario -

VER MAGAZINE AÑO:
2005 a 2009
  2010
    2011  2012   2013   2014   2015   2016   2017
 


El Autor
Renuncia:
Esta información es suministrada por una investigación puramente informática, para ayudar a los hobbyst y coleccionistas en su búsqueda. Por lo tanto no persigue fines de lucro. El propietario de esta página, no acepta responsabilidad alguna, acción o daño por el uso de la presente información.

The Author
Disclaimer:
This information is supplied by a merely computerized research in order to help hobbyists and collectors in their search. Therefore it has no profit purposes. The owner of this page shall not be liable for any action or damages caused by the use of this information.


Jorge di Fiore
Investigador
Febrero 2015

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
 

Wladimir Carlos Mikielievich- 1904-1999

¿Quién fue Wladimir Carlos Mikielievich?

Wladimir C. Mikielievich, fue uno de los historiadores más conocidos de Rosario, ciudad en la que nació el 28 de marzo de 1904. Esto de por sí, lo posiciona para ser un exacto y agudo observador de los acontecimientos de importancia que transcurrieron desde su temprana edad tanto en Rosario, su ciudad natal, como en el resto del país y el mundo, todo esto enmarcado dentro de un siglo XX, tan vertiginoso y contradictorio como ninguno.

Nacido en la ciudad de Rosario el 28 de marzo de 1904. Comenzó sus estudios en la escuela perteneciente al Ferrocarril Central Argentino.
Su padre  trabajaba en Buenos Aires como técnico en las Cervecería  Quilmes.
Wladimir es quien guardó la memoria histórica de la ciudad de Rosario. Realizó estudios de Historia y Estadísticas. Fundó y dirigió revistas; publicó innumerable cantidad de trabajos en los diarios La Capital  de Rosario, Tribuna de Rosario, creó el semanario “Gráfico” y más tarde “Renovación”
En 1961 estuvo recopilando documentos sobre la fundación de Rosario en la Academia de Indias, de Sevilla. En 1962 fundó la Sociedad de Historia de Rosario y en mayo de 1963 apareció el primer número de la Revista de Historia de Rosario, de la que se editaron 40 volúmenes bajo su dirección.

Tuvo una biblioteca con alrededor de 30.000 ejemplares y un archivo único de documentos y fotografías.
Su colección de periódicos es sumamente extensa desde Rosarinos de 1873 al 1976; de Buenos Aires, de 1919 a 1964; españoles de 1914 a 1966; italianos de 1908 a1950; franceses de 1921 a 1950; Hebreos 1924 a 1953.
Todos estos se encuentran microfilmados en el Museo Provincial de Rosario.
Fuente: CEHIPE

La tarea de clasificación comenzó  varios meses luego de su fallecimiento. El trabajo de digitalizar y sistematizar toda la obra en computadora -se estima que llevó casi tres años  inventariarla como patrimonio de la ciudad. Esto último corrió por cuenta del municipio que, tras mantener una disputa con la viuda del autor, fue designada depositaria de los bienes por una orden del juez civil y comercial Luis Ramunno. El legado permaneció hasta nuevo aviso en dos oficinas de la Secretaría de Cultura. 

"Cuando empezamos a trabajar encontramos un poco de todo. El material estaba mezclado porque el traslado fue algo caótico y no se mantuvo un orden lógico", señaló Nora Fraccia, una de las cuatro personas que en el último año trabajaron ordenando la obra de Mikielievich. La especialista dijo que la primera tarea fue la de limpieza y desinfección. "Trabajamos con máscaras, antiparras, guantes quirúrgicos y pinceles para protegernos, ya que la bacteria y los hongos contenidos en muchos papeles no sólo contagian a los otros materiales, sino a las personas. Había papeles de carácter menor, muy contaminados, que hubo que desechar", dijo la bibliotecaria y restauradora Nora Fraccia. 
Muchos historiadores y personalidades consideraron a la colección de Mikielievich como "altamente valiosa". Junto a una gran cantidad de libros de historia de Rosario, se halla uno de los objetos más preciados de su legado: el "Diccionario de Rosario". Un manuscrito inédito formado por 53 tomos con descripciones de calles, plazas, monumentos, instituciones y personajes de la ciudad. 

En 1985 recibió la distinción de “Ciudadano Ilustre”, de Rosario, título que le fuera otorgado por el
Concejo Municipal.   Falleció en  diciembre de 1999. 

Fuente: Diario la Capital, Rosario

El artículo escrito para la Sociedad de Historia de Rosario en 1978, tiene mucha similitud  y coincidencias a lo escrito por mí en el mes de Agosto del 2012. Por lo tanto, y dada la extensión de lo mencionado, presentaré párrafos sueltos de lo escrito en su oportunidad por el historiador Mikielievich.

Textual

“Como ocurriera en todas las poblaciones del país, el hábito de tomar cerveza en nuestra ciudad se popularizó como consecuencia de la radicación de inmigrantes anglo-sajones, principales  consumidores del rubio y refrescante líquido.
Reducido era aquí el número de estos extranjeros cuando se instaló la primera y rudimentaria fábrica de cerveza en diciembre de 1855, si se sabe que tres años después, entre alemanes, ingleses, suizos austriacos, holandeses y belgas, sumaban 113 los de sexo masculino, según lo constatara el censo levantado entonces  por Juan José Gormaz y Carrera. Puede por ende deducirse que la cerveza, incluso la importada, además de aquellos la paladeaban nativos  y otros extranjeros originarios de países consumidores de vino, especialmente franceses e italianos.”

“Aquel primer establecimiento fabril, lo mismo que los siguientes instalados hasta fines de la década del sesenta, tuvo reducida capacidad de elaboración, por lo que agregó al principal renglón de producción, <chinchibira> (1) licores y refrescos. Comenzaron sus actividades en la casa o taller de de propiedad de Esquivel, en el bajo, frente al río Paraná según un anuncio publicado en el diario La Confederación (2) El producto se envasaba en botellas de barro blanca cocido, probablemente usando las ya botellas vacías de cerveza europeas, tapándoselas con corchos y asegurando el cierre con lasos de alambre sujetos al cuello, para ser sometidas a la pasteurización, forma que se expendía al público.

  1. Bebida gaseosa, incolora, ligeramente aromática y dulce, que se popularizo en Rosario con el nombre de <chinchibira>Tapada con una bolita para verter el liquido se presionaba esta con un dedo, cayendo en una cámara existente en el cuello de la botella. Su elaboración en esas condiciones se prohibió por razones de higiene.
  2. Periódico La Confederación, Rosario 1 de diciembre de 1855


“La segunda cervecería comenzó a funcionar en 1857 en la Bajada, actual Sargento Cabral, entonces único acceso al puerto, siguiéndole al año siguiente la tercera, propiedad de Fernando Magdelin, industrial de larga trayectoria en el ramo, situada en la calle del Puerto, en las inmediaciones de la fonda de los amigos.
Por ese tiempo, Bellog y Menller construyeron una fábrica sobre un terreno de 15 varas de frente por 35 de fondo, con un galpón de tres plantas, sótanos y otras dependencias, las que se remataron el 18 de mayo de 1863.”

Fernando Magdelín que desde hace cuatro años figuraba propietario  de la fábrica de Federico Augusto Engle, dio impulso al establecimiento denominándola Cervecería Alemana y perfeccionó la elaboración, presentando cerveza simple o sencilla, doble y negra. Llamabase cerveza simple a la elaborada con mosto flojo; doble, a la más concentrada que la sencilla  y con cierto color; y negra u oscura, por usarse cebada tostada en su preparación. También introdujo barriles hechos con madera de roble con su interior impermeabilizado con resina  y los aparatos necesarios para el expendio de chop, cerveza simple sin  pasteurizar, que se servía en bares, confiterías y almacén.
El espíritu emprendedor de Magdelín lo llevo a presentar sus productos a la Exposición Nacional de Córdoba en 1871, y también lo hizo en la de Filadelfia, Estados Unidos en 1876, y de París en 1878, donde merecieron ser premiados. Magdelín registró su marca e hizo fabricar botellas en Europa, que llevan en relieve un ovalo azul.Dichas botellas son también de barro blanco cocido.
En abril de 1884 Magdelín vendió la fábrica al empresario Juan M.Ortiz y dos años más tarde el 31 de Mayo de 1886.fue adquirida por Carlos Schlau y Federico Strasser.Estos se iniciaron en la producción de la cerveza, en reducida escala en 1885, en la calle Puerto 381, establecimiento que clausuraron al comprarle a Ortiz la Cervecería Alemana y cambiando la marca de fábrica Toro que distinguiera sus productos por la de León.”

“En 1890 la cervecería cubría una superficie de 3200 varas cuadradas, contando con secciones de máquinas, sótanos, refrigeradores, depósitos de materias primas y de cerveza elaborada, además de una destilería; la fuerza motriz la generaba un motor de 30 caballos y el agua la extraía del subsuelo, con una doble bomba a razón de mil litros por minuto.
El 22 de febrero de 1893 la sociedad se disolvió, continuando con la cervecería Carlos Schlau, mientras que Strasser tomaba a su cargo la Cervecería Santa Rosa. En mayo de 1896 Schlau lanzó al mercado la cerveza marca Salvador, para ser bebida en los meses de invierno.
Al finalizar el siglo pasado,  que también fuera distinguido en exposiciones nacionales por sus productos, elaboraba anualmente un millón de litros de cerveza, empleando malta de Moravia y lúpulo de Bohemia, regiones de Austria.
Fallecido en 1907, su viuda vendió la fábrica al consorcio Bemberg dándole este el nombre de Cervecería Schlau SA

“En diciembre de 1883 las fábricas locales pertenecientes a Estevan Noel y Cía. Eugenio A. Schmidt y Pedro Gerhardt, acordaron de mutuo acuerdo fijar precio a la cerveza envasada en porrones, medio porrones, porrones chicos y botellas. En octubre de 1889, los cerveceros volvieron a modificar los precios, uniendose al efecto los siguientes industriales: Gianasi y Passerini, L.P Gerhardt, Schlau y Strasser y Costa y Falcone. El litro de cerveza simple fue fijado en 9 centavos y en 15 el de la cerveza doble.Mientras tanto en ese año se fundaba la Cervecería Argentina Quilmes. Empresa que a través del tiempo monopolizó en Rosario la fabricación de esa bebida.”

“A comienzos del siglo veinte funcionaban únicamente dos cervecerías en la ciudad: Alemana y Germania.Se consumían también cervezas elaboradas en Quilmes, Río Segundo, y San Carlos.
Las tres contaban en Rosario con cámaras frigoríficas y producían hielo en barra.
Quilmes en la calle Salta 1351, La Palermo en Salta esq. Moreno, y Río Segundo en 3 de febrero 1751.Años después, Bieckert instaló cámara frigorífica en la calle Crespo 61.”

 

Jorge di Fiore
Investigador
Febrero de 2015

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
 

La Cervecería Palermo sucesora de la Cervecería Argentina

Regresando a la investigación

Lindo tema. He encontrado nuevamente otra publicidad, en un periódico diferente, que trataré de explicarlo. Rescatado de Magazine - Agosto de 2012  --Ver nota Magazine Marzo 2010 - nota Magazine Diciembre 2012

Sabemos que parte de la manzana comprendida entre la Avenida Santa Fe y Coronel Díaz estuvo por muchos años la Cervecería Palermo. Esta fue fundada en 1897 por Ernesto Tornquist.

Hace algunos años encontré una publicidad de índole inmobiliaria, en que se ofrecían terrenos en la calle Chavango (Las Heras) y Coronel Díaz, que decía  “estando estos terrenos en la parte trasera de la “Cervecería Argentina” ¿?
La publicidad corresponde al lunes 8 de Marzo de 1875-Diario El Comercial.
A decir verdad en su oportunidad le resté importancia.
Pero algunos meses después  encontré otra propaganda invitando en el predio de la Cervecería, un concierto para el 3 de Octubre de 1875, correspondiente al diario La Pampa de septiembre de 1875.

Consideré que el desafió está lanzado.

                                            

    Diario La Pampa – septiembre  de 1875                Diario El Comercial  Marzo 8 de 1875

Luego de cinco o tres años, depende como pueda leerse, pude llegar a una conclusión lo más realista posible.
En los primeros años de la década de 1870, se inicia la construcción  en la Avenida Santa Fe y la calle Coronel Díaz  en un predio de 30 mil metros cuadrados, teniendo previsto tener las oficinas por Santa Fe y la entrada a fábrica y chatas por Coronel Díaz.
Los capitales eran mixtos entre uruguayos y argentinos.
El financista Ernesto Tornquist no participa, pero si algunos parientes uruguayos  con el cual estaba casada su hermana mayor Laura Tornquist .Posteriormente lo harían las otras.
Por las estrechas relaciones que Tornquist estableciera con la poca comunidad de origen germano, y la influencia que la misma representara sobre las pautas de sociabilidad familiar, no resulta extraño que sus hermanas desposaran comerciantes de dicho origen, tres de ellos, Germán Roosen, Carlos Diehl ( fue cervecero en Buenos Aires) y Augusto Hoffmann,(fue cervecero en Montevideo)
Albert de Bary, amigo íntimo de Ernesto, llegado a Buenos Aires a los veinte años, comenzó trabajando con Otto Peter Bemberg, en la destilería de Las Conchitas (Hudson) en calidad de  empleado, hasta su desvinculación para ingresar al Grupo Tornquits.

La crisis financiera de los bancos uruguayos en 1873, afectó a ciertas entidades bancarias alemanes en el Plata debido a las operaciones financieras realizadas con el gobierno uruguayo, situación que en 1875 llevó a la insolvencia de esos bancos y a su posterior liquidación.
Estos podrían haber sido los inconvenientes en la  construcción de la cervecera; demandó más tiempo de lo previsto y por lo tanto más inversión.
En 1877, el grupo económico de Ernesto Tornquist  interviene colaborando con un préstamo a fin de la  terminación de la planta. La devolución del préstamo fue imposible de cumplir y el grupo Tornquist tuvo que hacerse cargo, avanzando, modernizando y terminando la fábrica.
La Cervecería Palermo había sido fundada con nuevo directorio.
Corría  el mes de febrero de 1897 y la planta cervecera y maltería estaba inaugurada y en plena producción.

Créditos: La economía Argentina-Aldo Ferrer
                Ernesto Tornquist –Entre los negocios y la política financiera
                Los grupos económicos en la industria cervecera uruguaya: Raúl Jacob
                Empresarios Notables: Jorge di Fiore
                Archivos propios

Jorge di Fiore
Investigador
Abril de 2015

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
 

CERVECERÍA CONCORDIA de - MATIAS POPELKA

Tarea de investigación
Por Jorge di Fiore

Desde hace muchos años tenía registrado en el menú de “Cervecerías que no se conocen botellas de gres” a esta cervecería de Concordia, Entre Ríos, cuyo propietario Matías Popelka, un inmigrante de origen austriaco que no llegó en ninguna de las dos oleadas migratorias entre las dos guerras mundiales.
Muy probablemente tampoco haya llegado a la Argentina sino a la Banda Oriental, para luego establecerse en Entre Ríos.
Aproximadamente entre 1860 y 1920, un total de 600.000 europeos entraron en Uruguay, teniendo lugar el máximo flujo de inmigrantes procedentes de toda Europa.

Nacido en Austria  en 1842 estuvo casado con Ágüeda  S., española  nacida en 1852, no pudiendo determinar si el matrimonio se realizó en España, la Banda Oriental o Entre Ríos.
Matías Popelka, no fue un inmigrante falto de recursos, ya que en el censo de 1895 figura que era propietario de más de una vivienda en la zona más poblada de la ciudad, donde se desprende que vivía del cobro de alquileres.

El matrimonio Popelka fue muy prolifero en cuanto a tener descendientes. Según datos provinciales, declaran que en sus veinte años de matrimonio, desde1875 a 1895, tuvieron 12 hijos…
Carlota nacida en 1876;José nacido en 1877;Agustín en 1878;Matías en 1879:Ágüeda en 1881;Rosa en 1884;Marina en 1885;Ana en 1886;Segundo en 1889;Segundina en 1891;Pedro en 1892;María en 1894.
Los cinco primeros nacieron en la Banda Oriental muy probablemente en Salto, y el resto en Entre Ríos.
Para el fin del siglo, instalaron la fábrica de cerveza en el mismo predio en que habitaban, en las cercanías del Río Uruguay y en la zona de importantes saladeros de ambas márgenes.
El agua para la elaboración de cerveza tendría que ser de pozo o de lluvia ya que la contaminación producida por varias industrias, más la cercanía de los puertos de ambas márgenes no sería la adecuada.
Con un capital de $ de 17.000 pesos de aquel entonces, comienza a fabricar cerveza blanca y negra.

“A principios del siglo XX también florecieron numerosas fábricas y comercios que apuntalaron la expansión local. En­tre ellas, merece una cita especial la”Gran Fábri­ca de Cerveza” de don Matías Popelka, fundador del establecimiento, austriaco afincado en nuestra zo­na, que se instaló en las cercanías del llamado Sa­ladero Grande.
La familia de don Matías era muy numerosa. Su descendencia llegaba casi a la docena, entre varo­nes y mujeres, y entre ellos se repartían las dis­tintas tareas de la cervecería. José Popelka, el segundo de los hijos, era quien dirigía la fábrica. El mayor —del mismo nombre del padre (1) se había desempeñado siempre en tareas del campo.
La “Cerveza Popelka” se colocaba íntegramente en nuestra ciudad. La mayor parte de la producción se envasaba en porrones de barro, blancos, importa­dos de Alemania, con capacidad para medio litro. También se utilizaban botellas de vidrio pero en menor escala.
Don Matías se encargaba del reparto. Al salir el sol partía en su jardinera de cuatro ruedas, cu­bierta con una lona blanca, tirada por dos caba­llos. Estos viajes se repetían antes del mediodía, con lo cual se cumplía con la demanda de los clien­tes.
Se hizo clásico el aviso publicado por don Ma­tías. Decía así: “Cerveza Popelka, compite a las que se venden aquí, de la Capital Federal. Visiten mi establecimiento. Se convencerán como se fabrica todo a la luz del día”.
Y efectivamente, se conocía el esmero y la lim­pieza con que se elaboraba el producto en manos de una familia entera. Lógicamente, contaban con otras personas en tareas menos importantes. -
Durante varios años, la actividad de la fábrica fue constante y su prestigio inalterable. Después se registraron distintos acontecimientos que debe­mos aceptar como imprevistos o inevitables. El fa­llecimiento de la esposa fue un golpe para don Ma­tías, que poco después siguió el camino de su com­pañera. Luego la familia se fue disgregando. Los hijos, al constituir sus hogares, se fueron sepa­rando de la casa paterna. Y la fábrica terminó, entonces, su actividad. Las instalaciones fueron ven­didas hasta su total desmantelamiento.
En el mismo solar estaba construida la casa ha­bitación de la familia. La adornaban grandes árbo­les, algunas casuarinas, pinos y naranjos comunes”.

  1. Según el censo de 1895, Matías  hijo, era el cuarto hijo y el tercer varón.

Fuentes:
Historia de la Concordia
Censo Nacional 1895
Propias
Colaboración y agradecimiento de la Srta. María Martelotti, bisnieta de Matías Popelka.

Jorge di Fiore
Investigador
Abril de 2015

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
 

Otto Von Klickx y la cerveza en Salta

Este prestigioso filósofo y periodista nació en Magdeburgo Alemania en 1826 y falleció en Salta en 1894. “Luego de obtener la Licenciatura en Filosofía y Letras en la Universidad de Leipzig, perfeccionó sus estudios en París. Con la idea de redactar una historia universal, se trasladó a la Argentina. Tras permanecer en Buenos Aires, viajó a Córdoba, pero la galera que lo llevaba fue atacada por los indios y perdió todos sus materiales de trabajo. Finalmente se dirigió a Salta y ahí  fijó su residencia. donde comenzó a fabricar cerveza y a ejercer la docencia y el periodismo. Publicó artículos históricos y sobre temas religiosos”

Buscando más antecedentes sobre su actuación como cervecero, pude encontrar  algo en “Los precursores de la Industria Argentina” Siglos XVI- XIX. Una cervecería en la ciudad de Salta cuyos propietarios eran el doctor Otto Von Klickx y un señor llamado Flatella, por ahora desconocido.
Esto ocurría alrededor de los  años 1890.
Otros datos encontrados de relevancia, me indican que otro de los socios fue Federico Stuart.
Al fallecer don Otto en 1894, se vende la Cervecería a  Tomás Oliver, un encumbrado hombre de negocios dueño de líneas de tranvías perteneciente a la Anglo Argentina. Los problemas económicos vinieron en los primeros años de 1900.Para 1904 la cosas seguían igual, y el Banco Provincial tuvo que hacerse cargo de los tranvías y la recordada cervecería.

Otros datos iguales, pero diferente.

“Aproximadamente en 1850 arribó a la Argentina un inmigrante alemán. Era don Otto von Klickx, nacido en 1826 en la ciudad de Magdeburgo, a orillas del Elba y a unos 200 kilómetros de Berlín. Allí pasó sus primeros años hasta que se fue a estudiar, primero a Baviera y más tarde a la Universidad de Leipzig, donde se licenció en filosofía y letras.”
“Enamorado de la historia universal, Klickx se fue a Francia para especializarse en la Universidad de París. Después de dos años de perfeccionamiento decidió consagrarse enteramente a su vocación. Fue entonces cuando se planteó escribir un “Resumen de la historia del mundo”. Y para ello planeó establecerse en algún país de sudamérica. Dicen que al principio pensó en Brasil, pero al final rumbeó para la Argentina donde, según consejos recibidos de compatriotas suyos, encontraría la paz y el sosiego que tanto necesitaría para poder concretar su obra cumbre. Dispuestas así las cosas, don Otto reunió en Alemania todos sus papeles, archivos, documentos y libros, y se embarcó rumbo a Buenos Aires. Por entonces la ciudad puerto comenzaba lentamente a crecer a los cuatro vientos, aunque todavía sus calles empedradas eran escasas y las veredas angostas e irregulares.”
Ya en la Argentina, don Otto se quedó unos días en Buenos Aires para luego ir a Córdoba. En la “Docta” Klickx pensaba dedicarse a la docencia y conectarse con académicos y científicos de aquella ciudad.
El malón
“Y así fue que con todos sus bártulos don Otto tomó una galera y partió a Córdoba, ignorando, por supuesto, que a mitad de camino un malón atacaría su carruaje y cambiaría su destino. De milagro el alemán salvó el pellejo pero papeles y documentos terminaron en una gran hoguera avivada por indios pirómanos y mal entretenidos. Fue en esa circunstancia que don Otto fue auxiliado y socorrido por un salteño que casualmente hacía el mismo camino. Era don José de Uriburu quien, además de darle una mano en la ocasión, lo convenció para que se radicara definitivamente en Salta.”
“Y así fue que Otto von Klickx vino a parar a nuestra ciudad.
 Aquí plantó bandera, se puso a trabajar y casó con doña Manuela Salas de Castro, sobrina del presbítero Francisco Claudio de Castro, primer rector del Colegio Nacional de Salta.
Como no podía ser de otra manera para un alemán, don Otto fundó aquí la primera fábrica de cerveza del norte argentino  Y por supuesto, dada su formación académica, también se dedicó a la arqueológica. En esta materia, hay quienes sostienen que fue él quien fomentó la vocación científica de Juan Martín Leguizamón, que en 1853 comenzó a investigar los yacimientos arqueológicos de la provincia. Con el tiempo, la actividad industrial cervecera le posibilitó a von Klickx amasar una importante fortuna, a punto tal que en 1870 le donó a la Curia de Salta los terrenos sobre los cuales el obispo Buenaventura Rizzo hizo construir el Seminario Conciliar”

 “Y mientras don Otto desarrollaba la industria cervecera, también se daba tiempo para dedicarse a la docencia. Dictó clases ad honrem de historia universal, latín, griego y materias afines en el Seminario Conciliar. También hizo periodismo en “La verdad católica”, órgano oficial del extenso obispado de Salta. Publicó varias obras y opúsculos sobre historia y religión, mientras mantenía correspondencia con personalidades de la época, entre ellos Felix Frías y fray Mamerto Esquiú.
Don Otto Klickx falleció a los 64 años en nuestra ciudad el 10 de julio de 1894. Tiempo después, sus descendientes modificaron el apellido original por Klix, una familia muy conocida en nuestro medio.”

 Por Luis Borelli - 4 de junio de 2013 - Diario el Tribuno

Jorge di Fiore
Investigador
Abril de 2015

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
 

Rosario: El hábito de tomar cerveza y licores

La serie de cambios producidos a partir de la década de 1850 en Rosario, a saber: la apertura  al comercio exterior, su ubicación estratégica, y la sucesión de oleadas migratorias, dieron como resultado un crecimiento sostenido en todos los ámbitos, pero en particular en lo que respecta al comercio y la industria- En este marco se instalan las primeras fábricas, siendo un porcentaje representativo de ellas, las dedicadas a la elaboración de cervezas y licores. El hábito de tomar cerveza en nuestra ciudad se popularizó como consecuencia de la radicación de inmigrantes anglosajones, principales consumidores de este producto. Al respecto el historiador rosarino Mikielevich, afirma que alrededor del año 1855 se instaló la primera fábrica de cerveza. Tanto este establecimiento fabril como los que le sucedieron durante este período, tenían una reducida capacidad de elaboración, por lo cual agregaron a su producción otros productos como “chinchivir”, licores y refrescos.
Las primeras cervezas se envasaban en botellas de barro blanco cocido, tapadas con conchos y asegurado el cierre con lazos de alambre sujetos al cuello, para ser sometidas a la pasteurización, y de esa forma se expendía al público. Una segunda cervecería comenzó a funcionar en 1857 en la Bajada, actual Sargento Cabral, entonces único acceso al puerto, siguiéndole al año siguiente la tercera, propiedad de Fernando Magdalin, industrial de larga trayectoria en el ramo, situada en la calle Puerto (Mikielevich, W. 1978).
Otra cervecería que surgió la misma década fue la Cervecería Alemana, conocida por sus distintos nombres, según se sucedieron los dueños, a saber: Cervecería Nueva, Alemana, Pommerenke, Schlau. Ubicada en un terreno de la esquina de Entre Ríos y Catamarca, se inauguró en diciembre de 1858. Con el correr de los años fue perfeccionado la elaboración de la cerveza, presentando diferentes variedades: simple, elaborada con mosto flojo, doble, más concentrada y negra, elaborada con cebada tostada en su preparación. Asimismo introdujo los aparatos utilizados para expendio de “chop” que se servía en los bares. Los productos eran elaborados en nuestra ciudad y se distribuían para el consumo a las demás localidades de la provincia. Hacia fines del siglo XIX, el establecimiento contaba con instalación propia de luz eléctrica, teniendo capacidad para elaborar diez mil hectolitros de cerveza por año y una tonelada de hielo por la hora. En 1907 la fábrica se traslada a la calle Brown al 3100, funcionando allí hasta su cierre en el año 1978.
Surgida en la misma etapa que las anteriores, se funda en 1860 la Destilería y Licorería Francesa, de propiedad de Pablo Wentzel y Cía. La vista tomada de los diversos edificios en construcción puede dar una idea de la importancia de esa casa industrial. El establecimiento también fue sucursal y fábrica de hielo de la cervecería “Palermo” de Buenos Aires.
La destilería y cervecería Germania, fue otro importante establecimiento dedicado a la elaboración de bebidas. Fundada en 1886 con el nombre Wiedenbrüg Hermanos, poseía modernas instalaciones que le permitían con una fuerza a vapor de cien caballos, fabricar una de las cervezas de más alta calidad en el país. Empleaba a 200 obreros entre empleados de planta y viajeros.
Si bien la casa central estaba en Rosario, tenía sucursales en Buenos Aires, Santa Fe, Mendoza y San Juan.
No menos importantes eral algunas licorerías instaladas en nuestra ciudad, también a partir de la segunda mitad del siglo XIX. La fabricación de licores en Rosario se comenzó a intensificar a partir de los mediados del siglo XIX. La corriente inmigratoria que ingresa para poblar las colonias de la región estaba habituada a beber distintos tipos de licores. A pesar de que gran parte de ellos se importaba, se dio un incremento en la producción local para esta época. A principios de 1900, el censo municipal dio un total de 26 fábricas de licores, refrescos y aguas gaseosas. La Licorería Giacometro, reconocido establecimiento del rubro, estaba ubicada en Boulevard Oroño y Salta.
El local fue rematado junto con otras propiedades anexas que incluían chalets y locales comerciales el 27n de octubre de 1907, pero parte de su fachada original aún  se conserva junto con la torre que formara parte del Cine Real.
La Licorería Balbiani en la calle Paraguay 866 y fabricaba toda clase de licores y refrescos. Sus productos eran muy conocidos en todo el país. Una de sus especialidades era el “Chinato Dora”, el cual tuvo tanta aceptación que se celebró un gran concurso con este nombre, en el que se adjudicaron valiosos premios, como un automóvil y juegos de muebles. Si bien en las oficinas del local trabajaban más de 60 empleados, también contaba con numerosos viajantes que recorrían toda la República.
Otras licorerías y destilerías que vale la pena destacar fueron: la Fábrica de licores Henzi, Pini Hnos. y Cía o Destilería “Pineral”, en la calle Corrientes 328, firma que supo ganar veinticinco medallas de oro y plata y muchos diplomas en exposiciones de todo el mundo, por los licores destilados en su fábrica de Buenos Aires.
Además de las nombradas industrias locales, existían otras fábricas sede central en Buenos Aires o Santa Fe, y sucursales en nuestra ciudad, como es el caso de la Cervecería Argentina Quilmes, la cual a comienzos de 1900 construyó depósitos y frigoríficos en la calle Salta al 1300 donde también producida hielo y en 1928 inauguró una nueva planta en Av. Alberdi 465 agregando la fabricación de bebidas gaseosas a la que años después sumó la elaboración de hielo seco.
Estas primeras industrias dedicadas a la fabricación de bebidas, junto con aquellas que se especializaron en otros rubros como: fábricas de fideos, de calzados, yerbateras, frigoríficos, entre muchas otras, fueron los pilares para el posterior desarrollo que tuvo toda la región, y a partir del cual fue capaz de obtener un crecimiento ininterrumpido a lo largo del tiempo.

Fuentes y Créditos:
Lorena Ratner - Julio 2011
Rosario y su Historia - Mayo 1911

Jorge di Fiore
Investigador
Abril de 2015   
 

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
 

LA CERVEZA Y LA PROVINCIA DE CÓRDOBA

No se ha escrito mucho sobre las fabricas de  cerveza en Córdoba, y sus alrededores, correspondiente al siglo que nos atañe-XIX-
En Marzo de 2010 edité un razonable artículo sobre la  historia de la Cervecería Río Segundo y posteriormente Cervecería Córdoba, en el pueblo de San Martín,  un suburbio de la ciudad.

Sin embargo la industria cervecera cordobesa  marcó un espacio dilatado dentro del consenso nacional.
Como en todo el ámbito del país los apellidos extranjeros estuvieron al frente de los acontecimientos.
Con la  llegada del ferrocarril en 1870 constituyó el hecho trascendente para la historia moderna de la ciudad, ya que fue el punto de partida para el asentamiento de numerosas familias en torno a la estación del tren. Un artículo rescatado del señor (Víctor Ramés), concuerda en otras palabras con lo escrito en Magazine 2010.

"Un  alemán de nombre castellanizado, Guillermo Ahrens, nacido en 1841y fallecido en 1880, es mencionado por un investigador (Jorge di Fiore) como el primer cervecero documentado en un censo de esta capital, cuya fábrica estuvo ubicada sobre la calle Bolívar, en Pueblo San Vicente, y produjo desde 1874 hasta 1913.
Pero el primer hito de la gran industria fue el siguiente establecimiento del que existe noticia, la Cervecería Anglo Argentina fundada por la sociedad de los empresarios ingleses Guillermo Colson y Guillermo Robinson, en la ciudad de Río Segundo, en 1884. Esta fábrica dio origen a una temprana y floreciente empresa que dominó buena parte del siglo XX. Colson había comenzado la fabricación artesanal de la bebida en su propia casa, y mantuvo la sociedad con Robinson hasta 1890, en que vendió su parte. Desde 1890 la fábrica pasó a manos de la sociedad formada por Robinson, Tomás Peacock y Allan Ramsay, con el rubro de Tomás Peacock y Cía., y desde 1892 se constituyó en sociedad anónima llamada Cervecería Río Segundo.
Hallamos una crónica publicada en el diario Los Principios de 1898 sobre aquella fábrica, firmada por Juan Valdez, que presenta una descripción de esa industria, la cual en ese tiempo “ocupa ochenta y tres empleados, lo que quiere decir que sostiene casi igual número de familias”. Sin querer desviarnos de la historia cervecera de aquel establecimiento de Pilar, no podemos dejar de notar el siguiente apunte hecho por el cronista, realmente denigrante, en el que comenta en términos positivos que la empresa “da trabajo a muchos niños, acostumbrándolos desde tierna edad al trabajo y a ganarse la vida con sus propias fuezas”
La nota refiere que la fábrica “tuvo una corta época que podríamos llamar de eclipse, pero cambió de cervecero y comenzó a abrir brecha, luchando frente a frente con la Quilmes que estaba muy acreditada y que es, sin duda, una buena cerveza”. En esta nueva etapa, “la lucha es ya triunfo, pues comienza a desalojar a la Quilmes en muchísimas partes la superioridad de la cerveza Río Segundo”, lo cual es proclamado por “el aumento extraordinario de venta que tiene. En el mes deDiciembre la cervecería Río Segundo ha vendido más de cien mil litros de cerveza, pagando por sólo derechos internos la respetable suma de 5.300 pesos”. Más adelante afirma que “administra la fábrica el señor Tomás Peacock, inteligente y conocido industrial, esforzado pioneer de la industria, que ha dejado huellas benéfica a su paso, donde quiera que haya estado”. Y concluye con un suspiro, casi: “Ah, si tuviéramos la suerte de que vinieran a establecerse aquí algunos miles de extranjeros de la talla de Mr. Peacock, recién veríamos a Córdoba levantarse de una manera vigorosa.”
En 1907, la empresa Río Segundo se extendió a la ciudad de Córdoba construyendo una gran planta frente a la estación de trenes, en un amplio predio de pueblo San Martín, donde se llegaron a levantar siete pisos, empleando a más de 350 operarios. Para ese entonces, la pequeña industria cervecera de las provincias había ido desapareciendo, en tanto se establecían como líderes los grupos empresarios de Buenos Aires, Santa Fé y Córdoba.

En La Voz del Interior de 1906, a poco de iniciada la edificación de esta planta, se lee: “Hoy nos es grato informar a nuestros lectores que los trabajos progresan de sorprendente manera y que los mejores auspicios son con este nuevo establecimiento que, poniendo un jalón en la historia de Córdoba industrial, honrará a la misma y prodigará los beneficios que siempre reportan consigo estas grandes empresas. El presidente de la sociedad anónima señor Hopkins y el director gerente señor Guillermo Robinson se encontrarán hoy en esta con el objeto de visitar e inspeccionar los trabajos de que damos cuenta.” En años posteriores, en el mismo diario se menciona como director de la planta al industrial inglés Albert J. Bray.
La fábrica cordobesa continuó produciendo por los siguientes sesenta y siete años, siendo adquirida en 1974 por los propietarios de la cervecería Bieckert, el grupo Bunge y Born, que la explotó por tres años, hasta el cese de la fabricación en 1977.
Por su parte, la fábrica original, en la ciudad de Río Segundo, adquirida en 1914 por el grupo Bemberg, fue cerrada definitivamente medio siglo después de su fundación, en 1935. En La Voz del Interior de 1911 se hace referencia a “una nueva e importante cervecería a instalarse a inmediaciones de Las Rosas” y se comenta que “un activo y laborioso comerciante de esta plaza, cuyo nombre reservamos por el momento, está encargado por los numerosos accionistas de la constitución del directorio”. Luego se menciona como director técnico al señor Hermann Pollak, y se aclara que “el señor Carlos Meyer, gerente de la cervecería Quilmes en Rosario, nos pide hagamos constar que no es él la persona que con igual nombre y apellido diéramos en números anteriores, que estaba señalado para ocupar la gerencia de la nueva compañía a formarse en esta ciudad.” Este emprendimiento se mantuvo activo hasta 1990. Su elevada chimenea, emblema del paisaje urbano cordobés, cayó por el peso de la especulación inmobiliaria, en 2010.”


En San Vicente, pueblo de quintas situado a Este se halla la Cervecería Alemana del señor Ahrens.
La mayor cervecería de la provincia es la Río II, propiedad de una compañía  inglesa.Actualmente la están agrandando y fabricaran cerveza de Munich.

Párrafo de Waldo Ansaldi (Udishal)

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
 

VICENTE Y CAMILO CALERIO

Vicente y Camilo Callerio  de Porta Hermanos, acompañados por el personal de la fábrica de Alvear y Oncativo, en 1897.Reconozco que me crearon las dudas de que Vicente y Camilo Calerio, hayan fabricado cerveza, sí licores con su compatriota y pariente Vicente  Porta.
El ing. José Porta lleva en su apellido italiano el sinónimo de su empresa familiar, fundada por sus tíos abuelos, Vicente y Camilo Callerio, llegados de Lombardía en 1880. Vicente tras vivir 42 años en Argentina, regresó a Italia; era una típica persona de la burguesía europea: profesional, con campos e industrias. José recibió la empresa de manos de su padre Vicente Porta (sobrino de Vicente Callerio) y la dirigió hasta que sus tres hijos asumieron la conducción en los años 80, a un siglo de su inauguración.

La empresa Porta Hermanos nació en 1882, cuando los fundadores lombardos decidieron aplicar en Córdoba sus conocimientos en la elaboración de licores, al ver que las hierbas y frutas se adaptaban a sus recetas familiares. Los Callerio en Italia tenían una herboristería y farmacia. José Porta cuenta que en las boticas de aquella época se fabricaba un licor para las dolencias estomacales de donde se origina el conocido fernet. Ellos trajeron a Córdoba un capital y armaron la primera planta de fabricación de licores del interior del país, en las proximidades del viejo matadero, cerca de barrio San Vicente, una buena ubicación por que allí llegaban las tropas con los arreos y consumían mucho. En dos o tres años compraron en un remate el terreno de Alvear y Oncativo, donde estuvieron hasta 1993.

Jorge di Fiore
Investigador
Mayo de 2015   
 

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
 

PATRIARCA Y CORSIGLIA

Paraná, Fábrica de Cerveza

La leyenda es realidad…

En las instalaciones del Campo de Golf del Club Atlético Estudiantes, sobre el sector que da al río se encuentran las ruinas de ladrillos de un antiguo edificio, y debajo de ellas un amplísimo sótano que comunicaba con túneles que conducen a una de las instalaciones del club y otro hacia una vivienda conocida como “la casa embrujada”, debido a los ruidos, gritos, llantos y risas de mujeres, hombres y niños que allí se escuchan especialmente por la noche. 

Como en otros casos similares, el sonido se traslada por el túnel; el cual actúa como caja de resonancia. Este efecto permite la transmisión de los sonidos a lugares distantes. Si bien los sonidos perturban a quienes los escuchan, por desconocer su procedencia, no es otra cosa que la exteriorización ruidosa de las personas que se encuentra acampando o pernoctando en lugares cercanos a las barrancas; que es donde los túneles tienen la boca de salida. 

El sótano situado debajo de las ruinas fue parte de una fábrica de cerveza. Esta industria tuvo sus inicios en 1858, convirtiéndola en una de las primeras fundadas en el país. Aquí se encontraron una gran cantidad de porrones de terracota con el grabado “Cervecería Italiana”.

En la zona del Puerto Viejo existen túneles que proceden de lo alto de la barranca del Parque Urquiza y habrían desembocado en el zanjón de la quebrada que conforma el arroyo Antoñico.    

Miguel Ángel Mernes, historiador local (fallecido) cuenta:

"En mis tareas de investigación hallé un pequeño túnel en el sótano de una antigua casa (hoy demolida) que perteneció a los señores Patriarca y Corsiglia. El edificio, consistente en casa de familia, almacén y canchas de pelota vasca y de bochas, estaba situado en la pendiente de la barranca a cuyo costado se desplaza la calle "Bajada de los Vascos". Dentro de esta pequeña porción de túnel se encontró una pistola marca Lafouché de 1840 y debajo del piso del sótano, una moneda de 1853. Ambos elementos están actualmente bajo custodia de la Municipalidad de Paraná.”

Puede observarse a ambos lados de la base del puente (hoy desmoronado) la entrada de sendos túneles. Uno de ellos está siendo ocupado por la fábrica de cerámicas de Puerto Viejo. 
En excavaciones realizadas en el lugar se obtuvo una gran cantidad de porrones de terracota en los que se envasaba la bebida. Un sello, grabado en la botella, los identifica como procedentes de Glasgow (Inglaterra). Curiosamente los mismos porrones, con igual identificación y otros más, grabados con el nombre de "Cervecería Italiana", se encuentran expuestos en el Museo de la fábrica de cerveza de la localidad de San Carlos.

 La cronista paranaense Ofelia Sors dice que el establecimiento pertenecía a don Conrado Filsilger quien lo bautizó con la marca "Cervecería Argentina" y que, el 12 de julio de 1885 ese establecimiento fue transferido a Osvaldo Fontana, quien de allí en adelante la denominó “Cervecería Italiana.” 
 
  Es posible, además, que los túneles hayan tenido un cometido estratégico, como ser salida de escape, para el caso de una invasión o de asedio a la población. En los primeros años de la década de 1960 se produjo un derrumbe que afectó a las costaneras media y baja

  Su opinión se basa en la conformación del abovedado, curiosamente compuesto por tres o más hileras de ladrillos (en medio punto romano) trabados de canto y sustentado por paredes de piedra; en la presencia de dos puntales de madera dura en su interior, probablemente quebracho, como parte de la estructura; El señor Ábalos, quien en su niñez vivía con su madre en las cercanías de la Avenida Larramendi, le confió a Mernes haber conocido el recorrido y salida de este túnel y otros dos más, cercanos a éste. Su conocimiento data de las primeras décadas del siglo pasado. 
"Sería interesante obtener autorización para investigar la presencia de túneles debajo de la fábrica de cemento y en sus alrededores, en la seguridad de que no todos han sido demolidos. 

  Estos túneles, por su concepción, por la técnica aplicada en su construcción y por la gran cantidad de mano de obra que implicó su concreción, se estima que son de autoría jesuítica. Fueron ellos quienes tuvieron el conocimiento de la técnica de la construcción en bóveda, arco o "medio punto romano", empleada en su levantamiento; ellos tuvieron la suficiente cantidad de indios idóneos, traídos de las misiones, para llevarlas a cabo; además fueron ellos quienes, desde el Siglo XVII hasta el Siglo XVIII, aprovecharon todas las riquezas naturales existentes en las costas del río Paraná y del río Uruguay. 

Galería del túnel mostrando sus muros de piedra y bóveda de ladrillos

 

 






Galería subterránea de la antigua cervecería en el actual Golf del Club Atlético Estudiantes.
Estructura subterránea del Golf del Club Atlético Estudiantes

Según los investigadores del Conicet:
Dr. Schavelzon, Patricia Frazzi y Guillermo Páez.


En la calle Echeverría, el lugar conocido como el golf del Club Atlético Estudiantes hay una construcción subterránea de grandes dimensiones y excelente calidad atribuida a una antigua cervecería ya demolida. Se trata de dos bóvedas de mampostería de ladrillos sostenidas por paredes de piedra
bien trabajada, unidas por un arco portante al centro, que miden en total 21,6 m de largo por 5,15 m de ancho, medidas interiores, con paredes que, en donde pueden ser medidas, alcanzan los 0,6 m de ancho. La altura de los muros, actual, es de 2,1 m y la bóveda tiene 2 m de alto; es evidente que el piso actual, de arena, no es el original, el que debe estar más abajo.
A esta estructura desembocan cuatro canales de ladrillos, una entrada a través de un arco de 2,1 m de diámetro, una boca de acceso rectangular en la parte alta y es posible, aunque poco probable, que haya otro arco en el muro ahora tapado por escombro y basura. El arco mayor parece tener un piso inclinado que sube hacia el exterior, donde se encuentran restos de dos muros de piedra y un pilar de mampostería, quizás parte de una chimenea .Los ladrillos miden 29 y 30 cm. de largo por 15 cm. de ancho y 5 cm. de espesor. El nivel externo original no es visible y no parece coincidir con el actual.
En forma hipotética consideramos que se trata de una construcción de la segunda mitad del siglo XIX, posiblemente y en base a comparaciones con estructuras similares conocidas, fechable hacia 1860-1880. La función que debió cumplir es difícil de atribuir sin más datos, pero hay dos que son probables: un pozo de desagüe de una fábrica que usaba líquidos en gran cantidad -por el típico sistema de canales de entrada en la bóveda- o un sótano para mantener la temperatura estable para productos como la cerveza, por lo que el que haya sido parte de una cervecería suena lógico. Sólo con un estudio más detallado será posible responder con mayor precisión.
Esta construcción es de sumo interés patrimonial y de fuerte atractivo turístico y, a la inversa del túnel de Coceramic, no implica inversiones ya que tiene facilidades de entrada y salida y no hay aparentes fisuras en muros ni sobrepeso encima; quedaría el tema de la seguridad como prioritario. Con una escalera de bajada, abriendo el arco de salida lateral y con una limpieza, después de las excavaciones puede ser abierto al turismo. Se entiende que está dentro de un predio de propiedad privada, pero el estar a un lado del alambrado y de una calle, facilita llegar a un acuerdo de accesibilidad temporal y mantenimiento.

La casa y fábrica de Patriarca y Corsiglia

En Octubre del 2005, con el título  NO PUDO SER
Escribí un artículo sobre una posible Cervecería.

En una nueva investigación estoy en condiciones de informar que la Cervecería en cuestión era una llamada  CERVECERIA ITALIANA DE PATRIARCA CORSIGLIA O PATRIARCA Y CORSIGLIA- Mediados del siglo XIX.

Como era su casa y comercio

“En cuanto a la construcción de la casa de la  calle Los Vascos y Estrada, se trata de un sistema especial compuesto por tres diferentes organismos, todo en relación de una construcción en superficie, hoy inexistente, la vivienda y comercio de la familia Patriarca y Corsiglia.
En primer término el sótano al cual se accedía a través de una escalera desde el interior de la casa en forma rectangular y dimensiones reducidas. Desde esta parte un túnel conector que desemboca en una cisterna.
El pasaje a la cisterna esta realizado en mampostería de ladrillo con continuidad. El recinto principal o cisterna colectora de aguas pluviales, posee un revoque de muy buena calidad que garantizaba el aislamiento y preservación de su contenido. El   conjunto descripto posee una localización subterránea componiendo en origen los substratos de una casa y local comercial”
“Dentro del sótano, hay un pequeño túnel en la demolida casa. Un camino conducía a un saladero y a un edificio donde se encuentran las instalaciones del campo municipal de golf o Estudiantes. El sector que se dirige al río Paraná, en un extenso espacio se aprecia unas ruinas de ladrillos de un antiguo edificio, y debajo de éstas, un sótano de buenas dimensiones.
Este sótano fue  parte de una fábrica de cerveza. Aparentemente una de las primeras del interior del país, circa 1858.Allí se encontró una gran cantidad de botellas de gres y trozos con un sello grabado con el nombre de Glasgow. Esta sería de propiedad de Patriarca y Corsiglia, llamada Cervecería Italiana. Posteriormente pasó a manos de Conrado Filsiger, que la bautizó con el nombre de Cervecería Argentina. El 12 de Julio de 1885, tuvo un nuevo y aparente  último propietario llamado Osvaldo Fontana, quién la denominó nuevamente Cervecería Italiana.”

¿Los Jesuitas?
“No hay duda de que aún queda mucho por investigar. Sin embargo, como consecuencia de todo lo expuesto, he llegado a la conclusión de que estos túneles, por su concepción, por la técnica aplicada en su construcción, y por la gran cantidad de mano de obra que implicó su concreción, son de autoría jesuítica. Fueron los jesuitas quienes tuvieron el conocimiento de la técnica adecuada -en bóveda, arco o “medio punto romano”- empleada en su construcción; ellos tuvieron la suficiente cantidad de indios idóneos, traídos de las misiones, para llevarlos a cabo; además fueron ellos quienes, entre los siglos XVII y XVIII, aprovecharon todas las riquezas naturales existentes en las costas del río Paraná. Debo agregar, por último, que fueron ellos quienes necesitaron de los túneles, como un medio para la defensa de sus protegidos y como viaductos para trasladar el material extraído del suelo entrerriano y llevarlos hasta el lugar donde se los enriquecería e industrializaría.”

Cuando la Conicet  fue convocada por la Municipalidad de Paraná, para determinar,”aparentemente solo le dieron dos días”, si los túneles eran de origen jesuítico. El primer informe que enviaron los investigadores, fue que en principio no habían sido obra de los religiosos, que por lo observado, habían sido construidos en la época de la Confederación, sin restarle valor turístico.

 

Fuente: Extracto de los túneles de Paraná-Miguel  Ángel Mernes
Fuente: Historia de los túneles de Paraná
Fuente: Walter Musich
Fuente: Propia.  Ver artículo de Jorge di Fiore de Octubre del 2005

Escrito para Magazine en Diciembre 2009

 

Jorge di Fiore
Investigador
Mayo de 2015   


-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
 

EMILIO BIEKERT – FUE Y SERA SIEMPRE NOTICIA

Por Jorge di Fiore

El 18 de septiembre de 1875 se inaugura el molino “San Juan”, al menos eran tres plantas, que accionaban a vapor cinco muelas de piedra dispuestas horizontalmente y cernidores hexagonales, propiedad de Juan Colla. El costo del emprendimiento fue de m$n 1.322.232. Se organiza una importante ceremonia y el amplio salón del molino es adornado con banderas representativas de las diferentes nacionalidades que convergieron en Chivilcoy, al que concurrieron unas 400 personas. Como era tradicional en los actos, no faltaron los discursos, recitado de poesías y banquete culminando con un baile al compás de un piano.
El molino funcionó algunos meses, cerrando sus puertas en 1876. En 1880 se constituye una sociedad, la del Molino San Juan, entre los hermanos españoles José y Miguel Elósegui, el malagueño Francisco Ortiz, el irlandés Emilio O’ Leary y el italiano José Fresno.Esta gira la razón social molinera hasta el año 1889; En el año 1881, habían construido  un gran pozo para extraer agua para solventar el accionar de la maquinaria, aunque no hemos localizado a la fecha registros de actividad molinera. En el plano elaborado por el Ing. J. Süffert en 1882 consta en el solar nº 158 la edificación del molino San Juan, y en la quinta nº 70 - atravesada por la cañada de Montenegro -, se observa una pequeña edificación propiedad del Molino San Juan (en el sitio donde actualmente funciona el Colegio Nacional), y en la quinta nº 125, sin edificación, la titularidad consta bajo la sociedad del Molino San Juan integrada por los cuatro mencionados propietarios. La  ubicación del molino “San Juan” en la esq. de Pellegrini y Gral. Rodríguez (1882). Ubicación de los predios de acuerdo al plano del Arq. Julio Süffert (1882)

Emilio Bieckert adquirió el molino en 1889 para emplazar una cervecería, que no concretó, alquilando el predio al Sr. Garnier quien instaló un establecimiento educacional privado, el Colegio “San Martín” para alumnos externos e internos. Cuando Antonio Dellepiane (casado con Rosa Roccattagliatta) se separa de su socio Carlos Cánepa, adquiere en 1898 la propiedad a Bieckert y se asocia a un empleado de mucha confianza, el Sr. Benvenutto, reiniciando la actividad molinera y anexando una fábrica de fideos. Nace así el “Molino y Fidelería Del Plata”, conservando la estructura del molino con sus vigas y pisos de madera de pinotea.

Fuentes rescatadas:
Párrafo de construcción de la identidad molinera durante el siglo xix.
Siguiendo las huellas en Chivilcoy.
María Amanda Caggiano Unlp-Conicet-Imiach


-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
 

MÁS DE EMILIO BIECKERT

Don Emilio Bieckert llegó muy joven al país, en 1855, cuando todavía no estaba consolidada la unidad nacional.
Tenía tan solo 18 años. Venía de una familia cervecera de Alsacia, de una pequeña localidad -Barr- cercana a Estrasburgo, que le habían transmitido los conocimientos sobre el tema. Había nacido el 16 de junio de 1837.
Émile o Emilio, era primo de Bernardo Ader, algo más chico que Emilio  y también de la misma ciudad  de Barr. Fue a  éste a  quien le dio la iniciativa de venir a Buenos Aires, en virtud de la naciente industria argentina.
Bernardo, entusiasmado con la propuesta de su pariente llega a la Argentina con tan solo 15 años, haciendo sus primeras armas en la cervecería de su primo.
Todo lo que sigue referente a este pionero industrial, ya lo hemos escrito, aunque siempre aparece algún acontecimiento, a veces inédito y otros no.
Si bien no es ninguna novedad, el gran éxito también conlleva a situaciones no tan gratas.
En 1889, se ve obligado a vender a un conjunto de accionistas ingleses la imponente cervecería de la calle Juncal .Su razón social pasa a ser Bieckert Brewing Company Limited, en un valor cercano a 1000000 de francos oro con la condición de que la misma tuviera un retorno anual de mínimo 7%. Y que fuera administrada por Bieckert.
Para 1892 viaja a Francia con la intención de radicarse en forma definitiva.
El 29 de marzo de 1894, ante el cónsul argentino en París, Ángel Mario Méndez, Emilio Bieckert le confiere a su pariente Bernardo Ader, un poder general de todos sus bienes.
Don Emilio fallece por 1909. Si alguien escribió sobre su estado civil que era soltero, no, era casado y con dos hijas.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
 

LA CASA QUINTA DE MARTÍNEZ

Entre otras propiedades, qué desconozco, hace unos años me envió un correo electrónico, el actual propietario de una importante finca que Bieckert había sido propietario a finales del siglo XIX-
Esta amable familia me invitó a conocerla interiormente. Una excelente esquina en la localidad de Martínez, partido de San Isidro. Originalmente ocuparía una gran parte de toda la manzana. En la actualidad esta se redujo a 1200 metros de terreno, en donde se levanta una imponente casa, que estimé de 500 metros cuadrados. Esta por fuera soportó más de un reciclamiento, pero, sin perder la arquitectura de aquellos años. Su interior, por dichos de su actual dueño, es todo original con maderas de exquisita calidad, en todos sus aspectos. Salí reconfortado por la invitación, sabiendo que por esos pisos de mármol, había transitado el ilustre cervecero.
Según documentación testamentaria, la finca le fue adjudicada a su hija menor de edad.

                            

Fuente y fotos:
Archivos propios

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
 

LA CHACRA DE VILLA ADELINA

Bernardo Ader, primo de Emilio Bieckert, llega a Buenos Aires en la segunda mitad del siglo XIX.
El joven alsaciano después de estar colaborando en la cervecería, se dedicó a la fabricación de muebles, haciendo  rápidamente fortuna, que se fue acrecentando con la compra y venta de grandes extensiones de tierras en los alrededores y fuera de la ciudad. Este las fraccionaba para posteriormente venderlas.  Bernardo se  casó con Elisa Schulze de nacionalidad alemana, y tuvieron  tres hijos Eduardo, Enrique y Ana.
Uno de ellos, Eduardo, ostentaba una importante enfermedad intestinal. < Otras fuentes indican “importante asma” los doctores que lo atendían le recomendaron que el aire de campo sería beneficioso.En ese momento vivían en la calle Bolívar 189.
Bieckert, en la década de 1881 a 1890  había adquirido a los hermanos Juan y José Drysdale una gran chacra con una vieja casona en un paraje del noroeste del gran Buenos Aires.
Ya propietario, Emilio Bieckert, le cedió en “venta” a Ader la mencionada chacra y allí se instaló con su familia. Este modernizó la casona de la chacra y  una vez instalado, comenzó a preparar un insólito deseo acorde con su temperamento. Ader donó en Villa Ballester, un templo y una escuela.
Pero su fantasía no terminaría  allí.
Al fallecer don Bernardo, en febrero de 1918, tenía como domicilio la avenida Callao 159.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
 

DONDE VIVIA A DIARIO

Don Emilio Bieckert, según el historiador Manuel Chueco, él y su familia tenían en la misma fábrica de Retiro, en algún piso, una vivienda, confortable y lujosa.
Considero que con el tiempo compartiría la vivienda con la finca de Martínez.

                     

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
 

EMILIO BIECKERT Y EL TEATRO

Dicha esquina era propiedad del empresario Emilio Bieckert, donde funcionaba una cervecería/restaurante del mismo nombre. En 1891 dicho empresario, tuvo la idea de convertir aquel edificio en un teatro. Proyectado por el arquitecto Ferdinand Moog, el edificio presentaba destacables detalles de estilo ecléctico.
Además del teatro, en los pisos superiores funcionaba el Royal Hotel, propiedad de L. Schaefer, mientras que abajo lo hacía el restaurante Royal Keller.
Aquí tuvieron lugar grandes acontecimientos artísticos y culturales, como la primera proyección cinematográfica en Argentina, en el año 1896. Por aquellos años, el hotel pasó a llamarse Gran Hotel Roi y su ochava fue modificada para ampliar la entrada al establecimiento. Con el paso de los años el edificio siguió reformándose y degradándose, con agregados modernos como una gran marquesina para la cual se destruyó parte de la fachada. Para mediados del siglo XX, el frente del teatro presentaba un estado de abandono y fuerte deterioro, habiendo perdido mucha ornamentación original y sus pisos superiores ruinosos.
En 1985 fue declarado, según la ley 14.800 que declara la actividad teatral como de interés nacional, edificio protegido por su interés cultural y arquitectónico. Sin embargo la desidia y falta de atención a los intereses de la cultura de aquellos tiempos por parte de los dirigentes nacionales, llevó a la revocación de dicha protección, permitiendo la demolición de este importante edificio de la historia artística argentina, para convertirse en 1990 en una  playa de estacionamiento.

Crédito: Wikipedia

Cervecería Argentina - Teatro Odeón - Siglo XIX        
Propiedad de E. Bieckert
– Corrientes y Esmeralda,
antes de la construcción del Teatro Odeón.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
 

EMILIO BIEKERT Y LOS GORRIONES

Si bien en artículos de años anteriores ya había comentado, sin ser estos ninguna novedad, la introducción de gorriones originarios de su pueblo natal, como asimismo una gran cantidad de fuertes percherones que acarreaban los toneles por las mal empedradas calle de Buenos Aires, pero,  siempre aparecen nuevos detalles, simplemente interesantes.

En la década de 1880,el inmigrante  alemán Emilio Bieckert, había importado maquinarias para fabricar cerveza,y junto con ella, encerrados en trece jaulas trajo los primeros gorriones-esto suele adjudicarse a Sarmiento-pero no, fue Emilio Bieckert.En la aduana le reclamaron el pago de los derechos por esos animalitos; como Bieckert no estuvo de acuerdo, de inmediato abrió las jaulas y resolvió que no fueran ni suyos ni de nadie: y los gorriones se dispersaron en segundos.Desde aquel acontecimiento se llamaron “gorriones” a quienes entraban sin pagar.

Jorge di Fiore
Investigador
Junio de 2015    

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
 

LOS TÚNELES DE ESCLAVOS Y LA CERVEZA

No es fácil. Debemos ingresar al siglo XVIII y avecinarnos a las áreas comprendidas en el Asiento del Retiro, Plaza del Retiro, abocándonos a las calles (hoy) Esmeralda, Suipacha, Juncal y Libertador.(1)
La Gobernación  de Buenos Aires para el año 1691 hasta 1700 estuvo a cargo de Agustín de Robles.
Durante su administración su fortuna creció en forma notable.Como su cargo no le permitía comprar nada de importancia, debió pedir autorización al Rey de España, con la supuesta excusa de adquirir un terreno, para cuando tuviera que dejar el cargo y retirarse.De ahí viene el nombre “Del Retiro”
(Maxine Hanon-2001)

Allí construyó una casa muy grande con más de 30 habitaciones  en dos pisos, espaciosos sótanos y una importante quinta para cultivar. Se dijo, que por mucho tiempo fue la casa más grande de Buenos Aires.
En 1703 ante varios problemas legales, la casa fue comprada por Miguel de Riglos.Este a su vez accedió a alquilarlas a  La Real Compañía de Guinea, cuya función era la introducción de esclavos, con autorización en 1696 de la corona de España.

Diez años más tarde, en 1713, España firmaba el tratado de Utrecht, que concluyó con la guerra de Sucesión Española y le otorgó a la corona inglesa una concesión exclusiva para la importación de determinada cantidad de esclavos en ciertos puertos de América, entre ellos, el de Buenos Aires.
La corona inglesa cedió a su vez el privilegio a la South Sea Company y esta constituyó en Buenos Aires el Real Asiento de la Gran Bretaña, que trajo el primer grupo de británicos en barcos cargados de africanos. Pero no solo esclavos, al tiempo ingresarían de contrabando  bienes para quedarse en Buenos Aires, especialmente alimentos de consumo masivo, cacao, especies, ginebra y toneles de cerveza.
Maxine Hanon 2005-Pág.7

Estas casas y la enorme cantidad sótanos fueron comprados por la Compañía Inglesa, cuyo comercio de esclavos era similar al la Compañía de Guinea.
Pero en año 1740, son expulsados por la guerra en Europa.Esto hizo que las tierras y las casas quedaran abandonadas y se ocuparan ilegalmente. (Schávelzon 2013)

Robert Young, nacido en Escocia, llegó a Buenos Aires hacia 1730 como médico contratado por la South See Compañy. que tenía una concesión de la Corona Española para la introducción de esclavos procedente de África. Se convirtió al catolicismo y fue médico del presidio de la ciudad.
(Magazine, abril 2012)

Thomas Stuart, nacido  hacia 1698 en Gran Bretaña. Llegó a Buenos Aires hacia 1730 contratado por la misma Compañía que Robert Young y para la misma finalidad.
En 1738, ambos se instalaron en algún terreno de esa gran manzana, con la idea de “fabricar cerveza” pero Robert Young fallece tempranamente a mediados de 1743 y su participación fue vendida al capitán Thomas Hilson.

Thomas Hilson, capitán de Dragones, rico terrateniente y reconocido contrabandista, accedió a hipotecarle el predio que tenía Thomas Stuart y poder ampliarse, además de entrar en sociedad en el negocio, quizás especulando con los túneles existentes que llegaban bordeando el río.
Hilson era descendiente de irlandeses. Había nacido en España donde ya tenía antecedentes penales.
No sería de extrañar que los toneles de cerveza importada pasaran por carretas desde las embarcaciones hasta los sótanos de la cervecería donde se almacenaban en barricas de madera.
Eso me creo por años la duda si fabricaban realmente cerveza, con todos los insumos que eso implica, o fraccionaban y despachaban a almacenes o pulperías de la ciudad y alrededores la cerveza que introducían ilegalmente. (2)
Según el censo de 1744, tenían dos empleados, Juan Ittin y Robert Betand, ambos ingleses y 6 esclavos que trabajaban en la cervecería. (Magazine-abril 2012)

En esos túneles al parecer abovedados, los esclavos vivían o mejor sobrevivían en las más humillantes condiciones humanas, esperando salir a la luz para ser expuesto sobre una tarima emplazada en los alrededores de la hoy calle Florida y la plaza San Martín.
El precio de los esclavos variaba de acuerdo con el sexo, la edad, la estatura, la salud y las condiciones físicas y, por supuesto, también dependía de la habilidad que tuvieran los vendedores para negociar.

“En el interior del terreno fueron quedando construcciones de diversa antigüedad y lo que descubrimos es precisamente que Bieckert compró esos terrenos por la preexistencia: los sótanos del mercado de esclavos que supongo que no sabrían de quien eran o para que se usaron, los que le venían perfecto para fabricar cerveza, actividad que se hizo siempre bajo tierra, por la temperatura”  Schávelzon 2013

Para conocer en mayor profundidad la fábrica de Bieckert, recomiendo entrar en  Magazine (Febrero 2008) Nota de Les Pioneers de la Industria Argentina
Manuel Chueco 1889 Tomo 1

(1)
 Por esas fechas las calles no tenían nombres y más en los bajos.Ejemplo Juncal era conocida por los juncos que la bordeaban; Libertador era el Camino de la Costa por el bajo; Suipacha (1738) Santo Tomás; Esmeralda (1738) Paraje de San Juan. Fuente: Las calles de Buenos Aires; Alberto Gabriel Piñeiro- Gob. de la Ciudad de Bs.  Aires.

(2)  He leído en varios sitios de Internet o diarios haciendo referencia a la cervecería “(Zervecería)”de Young, Hilson y Stuart, como los primeros “fabricantes de cerveza” incluso algún  historiador que debería saber que en los artículos para darle credibilidad se debe poner la Fuente o Crédito

 

Jorge di Fiore
Investigador
Julio de 2015    

 

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
 

ARCHIVOS OLVIDADOS

Del Diario La Reforma, Archivo Histórico de la Prov. de San Luis

Cerveza Palermo
La cerveza Palermo, acaba de ser premiada, con la medalla de oro, en el concurso internacional de sustancias alimentarias de Hamburgo, en el día 3 de octubre de 1898, en competencia con las mejores cervezas del mundo.El único concesionario de esta rica cerveza en esta ciudad y dpto. es del señor Pedro Deluigi, calle Belgrano Nº 1.
Aviso de enero 18 de 1899, año VII, N° 533, Diario La Reforma. Director Arturo Auderut

Cerveza de Río II
Las más puras y agradables. Agentes exclusivos en la Prov. de San Luis. Franzini Hnos. y Cía. sub. agente en San Luis, Alejandro Yacarini, y Cía., Ventas por mayor y menor. Precios reducidos.
San Martín esquina Pedernera. Aviso de Nov. 23 de 1901. Diario La Reforma. 

Cervecería Republicana
De Segundo Rodríguez, calle Belgrano al este. Surtido permanente de cerveza Palermo. Aviso del 8 de abril, de 1903. Diario La Reforma 
Continuando con la investigación, la calle Belgrano al este, corresponde a Belgrano 1, lugar donde estaba la cervecería de Pedro Deluigi

Mi consideración
Tanto la cervecería La Sanluiseña  de Pedro Deluigi, y La cervecería Republicana de Segundo Rodríguez, ninguno de los dos eran fabricantes-Ambos eran representantes de Palermo, y seguramente de algún otro fabricante. No existen botellas de ambos.

 

Jorge di Fiore
Investigador
Julio de 2015

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
 

RECORDATORIO

Jorge di Fiore, editor responsable del blog Magazine, sitio correspondiente a Botellas de cerveza.

Habiendo transcurrido diez años, me pareció oportuno, en especial para nuevos lectores, que esta página ha tenido desde su comienzo un formato cuyos períodos abarcan prácticamente el siglo XIX y por correlación literaria, algo del siglo XVIII.

En lo referente a “Colección y Catálogo” es puramente del siglo XIX, quedando afuera lo que pudiera ser lo del siglo XX, ejemplo botellones.
De la cerámica de gres es de lo único que se trata; Como habrán observado nada es vidrio.
Errores no provocados existieron  en especial de fechamientos, pero fueron subsanados los que fueron encontrados.
Sucede, que cuando más se profundiza una investigación, o  se lee, a  través del tiempo, sacamos más conclusiones.
Según el diccionario (cualquiera)- Cervecero es el que  despacha cerveza- cervecería: fábrica o tienda de cerveza.
Esto viene a colación que durante años he descubierto que muchos que creíamos que fabricaban cerveza, solo la revendían o la despachaban ya sean en botellas rehusadas o barriles de diversos tamaños.
Salvo Stuart, Hilson y Young (1738.1745) “La Zervecería” revendían la cerveza importada ilegalmente.
Bajo ninguna circunstancia la podríamos considerar “fabricantes de cerveza”.
Setenta años después, Jhon Dillon - 1812 - Jhon Thwaites - 1815 - Antonio Martín Thin  - 1831 - Santiago Klappenbach Hnos.- 1831 - Renier y Knöl - 1835 - Bullrich y Ziegler - 1842-Maurette y Cía. 1844-Guillermo Zeydell - 1845 - Juan Bühler 1845 - Cervecería  de Esquivel (Ros.)1855 - Cervecería de la Bajada - 1857.
Me quedaría la duda sobre un señor francés, Ramón Ahinacé, cafetero, que obtuvo un permiso para construir el Coliseo  Provisional de Buenos Aires.
Este  tenia un despacho de Cerveza (¿?) en el teatro.

Vicente y Camilo Callerio  de Porta Hermanos, acompañados por el personal de la fábrica de Alvear y Oncativo, en 1897.Diferente es el caso de Bühler, Hermann, importantes fabricantes de cerveza, para la época,   que tenían algunos pocos puntos de venta en lugares como ser El Teatro Lírico o lugares similares como el Parque Argentino.que era una feria de atracciones que estaba entre las calles Córdoba, Paraná, Viamonte y Uruguay.

Pero vale para aquellos que fueron alguna vez  fabricantes, y la llegada de megas fábricas como Quilmes, Bieckert,  Palermo o Río Segundo, más los gravámenes especiales que fueron establecidos a partir de principios del siglo XX.  Si agregamos la prohibición de vender cerveza en porrones de gres, todas fueron complicaciones para los más chicos que decidieron hacerse distribuidores de los más grandes-algunos- pero la mayoría cerraron. No podían competir.

 

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
 

Más sobre Patriarca y Corsiglia
El pasado cervecero de Paraná

Lúpulo, cebada y una monumental industria que caracterizó al siglo XIX
Nota publicada en el Diario Paraná, de Entre Ríos.

Textual
En el campo de golf del Club Atlético Estudiante, una elevación, casi en una parte lindera a calle Echeverría, marca el lugar en cuestión: el punto donde se extiende, por debajo de la tierra, un enorme salón abovedado que inspiró las más variadas leyendas y especulaciones. Poco antes de morir, la historiadora Ofelia Sors confirmó que se trata de los vestigios de una cervecería que conoció de chica. Como en las más grandes ciudades del litoral argentino, en Paraná la industria cervecera vivió sus años de esplendor.
La bebida hecha en Paraná a base de lúpulo y cebada no envidiaba en nada a las de Buenos Aires, Santa Fe y Rosario.

                1)             2)

1) - Los estudios y observaciones dan cuenta de la envergadura que tenía la planta en la zona cercana a la Toma.
2) - En el campo de golf del CAE quedan los vestigios de una cervecería paranaense.


Tres chicos desafían las púas del alambrado y el letrero que advierte la prohibición de pasar. Es un viernes luminoso de 2011; un día del invierno de junio hecho especialmente para crear la ilusión de un juego. Un movimiento cuidadoso y enseguida están en el campo de golf del Club Estudiantes para ir a jugar a la cueva, como han denominado a las columnas de ladrillo a la intemperie y los sótanos en bóveda que se adivinan entre el prolijo verde del campo. 

Ocho décadas atrás, el lugar provocaba la misma fascinación en un puñado de chicos. La indescifrable atracción de los lugares misteriosos se desataba con el solo hecho de acercarse. La vegetación silvestre había servido de escudo para las ruinas, y por eso la edificación se encontraba menos herida por el roce del tiempo y el abrazo del olvido. Ofelia era una de las chiquitas que se deleitaba hurgando ese refugio de historia que se mantenía empecinadamente en pie cerca de la quinta de su familia: los Sors. Ofelia y sus amigos no hablaban de la cueva, sino de la vieja cervecería, contó la historiadora hace un tiempo a este cronista mientras miraba las fotos que le acercó hasta su casa. 
Las ruinas que existen actualmente dentro del campo de golf, sobre calle Echeverría, son los vestigios de un pasado esplendoroso de la industria entrerriana. Se trata de lo que quedó de la Cervecería Argentina, propiedad de Conrado Filsigier, que en las dos últimas décadas del siglo XIX compartía con otras firmas la producción de un producto hoy impensado. Era un establecimiento cervecero de gran magnitud, instalado en el lejano paraje al que se llegaba por el camino que conducía al Saladero o de las Aguas Corrientes como se lo conoció más tarde. 
Una fila de grandes eucaliptos señalaba el lugar donde se ubicaba la fábrica. Hoy esos mismos eucaliptos se mantienen en pie como testigo de una historia con final indeseado. El 12 de julio de 1885la Cervecería Argentina fue transferida al empresario Osvaldo Fontana, quien la llamó Cervecería Italiana. 
También en las afueras de la ciudad se levantó por aquellos años la Cervecería Alsaciana, de un empresario de apellido Kraff. Los establecimientos cerveceros, por el requerimiento que impone la fabricación de la antigua bebida, necesitan de espaciosas instalaciones, y la alsaciana las tenía. Ofelia Sors pudo determinar que era una planta montada al estilo de las grandes cervecerías, con varios sótanos bien ventilados para el almacenamiento de la bebida, que era fabricada en grandes pipas y cascos, para pasarla luego a cacerolas y, por último, a las botellas. 
Las amarillentas páginas de diarios del siglo XIX que se encuentran en la hemeroteca del Museo Histórico Martiniano Leguizamón, permiten asomarse por un momento a ese tiempo de florecimiento industrial. En algunos ejemplares de “El Constitucional” se observan avisos de importantísimas cervecerías paranaenses que competían con las de Rosario, que también publicitaban en los diarios entrerrianos. Un artículo periodístico de 1887 desborda elogios sobre la calidad de la cerveza paranaense, la equipara con el nivel que alcanzan las marcas bonaerenses y la hace merecedora de llamarse la Bieckert de Paraná. 
La Exposición Industrial que en 1887 se realizó cerca de donde hoy se levanta el Monumento a Urquiza en Paraná, exteriorizaba el progreso alcanzado por la producción entrerriana. En esa feria, la Cervecería Alsaciana mereció la medalla de plata. Se premió la calidad de la cerveza en una ciudad que también elaboraba vinos, licores, aceites, quesos, harinas, fideos, cigarros, lanas, sedas, jabones, cales, muebles y carruajes, entre otros muchos productos. 
Corre el primer año del siglo XXI. Unos chicos juegan en la cueva y se ilusionan con un mundo fantasioso de riquezas y tesoros. Un mundo que existió en verdad en ese mismo lugar, hace 130 años. 

Arqueología Urbana  
Daniel Schávelzon es arquitecto, master y doctor en materias vinculadas a la arqueología urbana. Una de las voces más respetada de toda América en materia de interpretación de antiguos espacios subterráneos. 
En Paraná investigó los espacios subterráneos más característicos. En ese marco visitó el sótano del campo de golf del Club Atlético Estudiantes. Hizo una descripción del lugar y confirmó que se trata de los vestigios de una antigua cervecería. 
“Se trata de dos bóvedas de mampostería de ladrillos sostenida por paredes de piedra bien trabajada, unidas por un arco portante al centro, que miden en total 21.60 metros de largo por 5.15 de ancho, medidas interiores, con paredes que, en donde pueden ser medidas, alcanzan los 0.60 metros de ancho. La altura de los muros, actual, es de 2.10 metros y la bóveda tiene 2 metros de alto; es evidente que el piso actual, de arena, no es el original, el que debe estar más abajo”, describió el experto. 
Y continuó: “a esta estructura desembocan cuatro canales de ladrillos, una entrada a través de un arco de 2.10 metros de diámetro, una boca de acceso rectangular en la parte alta y es posible, aunque poco probable, que haya otro arco en el muro ahora tapado por escombro y basura. El arco mayor parece tener un piso inclinado que sube hacia el exterior, donde se encuentran restos de dos muros de piedra y un pilar de mampostería, quizás parte de una chimenea, aunque es imposible determinarlo con una visita de esta naturaleza”. Precisó que los ladrillos miden 29 y 30 de largo por 15 de ancho y 5 de espesor. El nivel externo original no es visible, y no parece coincidir con el actual. 
“En forma hipotética –escribió en virtud del poco tiempo disponible, consideramos que se trata de una construcción de mitad del siglo XIX, posiblemente y en base a comparaciones con estructuras similares conocidas, fechable hacia 1850-1870. 
Para Schávelzon, la función que debió cumplir es difícil de atribuir sin más datos, pero hay dos que son probables: “un pozo de desagüe de una fábrica que usaba líquidos en gran cantidad –por el típico sistema de canales de entrada en la bóveda– o un sótano para mantener la temperatura estable para productos como la cerveza, por lo que el que haya sido parte de una cervecería suena lógico

 

13 nov. 2011  El Diario Paraná Entre Ríos

Jorge di Fiore
Investigador
Septiembre de 2015 

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
 

Fanáticos de las antiguas fábricas de cerámica de gres
Por las islas británicas


Un buen tour de estudio, conocimiento y posicionarse en el siglos XVIII y XIX. Solo falta tener plata y tiempo…y que su señora no proteste.

He elaborado los sitios históricos en donde se encontraban las más renombradas “stoneware manufactory”, museos etc.

Ejemplo, nos encontramos en el centro de la city, “Picadilly Circus” como punto de partida. Vía terrestre auto, metro o tren.

STOKE ON TRENT—2 Km. hacia NO
LAMBETH—2, 5 Km. SE
FULHAM—5 Km. S
DERBYSHIRE—236 Km. (3 horas)
BRISTOL—190 Km. 2, 14 horas
CHESTERFIELD—70 Km. 23 min.
NOTTINGHAM – 204 Km. 2 hs 43
STAFFORDSHIRE—238 km. 2 hs. 33
LIVERPOOL—354 Km. 4 hs.
MELLING-LANCASHIRE—416 Km. 4 hs.23
MELLING-LIVERPOOL—357 km. 3, hs.48
LANGLEY MILL—213 Km. 2, hs.40
GLASGOW—662 Km. 6 hs.34
PORTOBELLO-EDIMBURGO—674 Km. 7 hs.
GLASGOW-TOLLCROS—654 Km. 6, hs.30
GLASGOW-BARROWFIELD—662 Km. 6, hs.37
GLASGOW-RUTHERGLEN—657 Km. 6, hs. 33
GLASGOW-SPRINGBURN—662 Km. 6, hs.37

Buen Viaje

Jorge di Fiore
Investigador
Octubre de 2015

 

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
 

Schwab, Federico Teodoro

Por Jorge di Fiore

La industria cervecera comprende  diferentes espacios de producción que desde principios  del siglo XIX comenzaron a producir cerveza en nuestro país. Una vez que la ciudad se consolida hacia la segunda mitad del siglo XIX, encontramos a uno de los primeros productores industriales: Teodoro Schwab, de origen Alemán, llegado a Buenos Aires en los tempranos años del siglo.
Para 1850/55, se instala en la calle Moreno 196 de la ciudad, en un predio de 2000 m2  y una edificación de 1200 m2
Este llegó a dar trabajo a casi dos docenas de trabajadores dedicados a diferentes especialidades.
Escritorio, servicios, molinos, herrero, empapelador, curtidor, carrero, embalador y licorista, separados en nueve secciones. La elaboración de cerveza ocupaba la mayor parte. Los carros y la caballeriza como también los toneles y envases ocupaban la parte no construida. La fábrica estaba ubicada en la calle Moreno 196 de la antigua numeración.
Pasados unos 18  años, adquiere a unos colegas, Juan Santiago Renier-Francés  y Henrique Knoll que estaban instalados desde 1935 en la calle Parque (Lavalle) 632 y posteriormente en la calle Tucumán 362, la cervecería que ocupaban dentro de un solar de 1500 m2.
Con la incorporación de sus hijos en la empresa, cambia la razón social en F. Teodoro Schwab e hijos, nombre que utiliza en las botellas de gres.Cabe destacar que como muchas no tiene el sello del ceramista, pero la botella es británica y la técnica  salt glasé.

Jorge di Fiore
Investigador
Diciembre  de 2015

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
 

Libros antiguos

Por Jorge di Fiore

​Encontramos un antiguo manual de cervecero que data de finales de 1890.

Vicente y Camilo Callerio  de Porta Hermanos, acompañados por el personal de la fábrica de Alvear y Oncativo, en 1897.Un curioso libro facsimil, obra de Lorenzo Campano que reproduce la edición de París, México, editado por Charles Bouret, en 1890. Formato pocket de 11 x 16 cm. Y 308 páginas. Encuadernación rústica.

…. “Se denomina cerveza a una bebida alcohólica, no destilada, de sabor amargo que se fabrica con granos de cebada u otros cereales cuyo almidón, una vez modificado, es fermentado en agua y frecuentemente aromatizado con lúpulo”


“De ella se conocen múltiples variantes con una amplia gama de matices debidos a las diferentes formas deelaboración y a los ingredientes utilizados. Generalmente presenta un color ambarino con tonos que van del amarillo oro al negro pasando por marrones rojizos”


Jorge di Fiore

Investigador
Diciembre  de 2015




Vicente y Camilo Callerio  de Porta Hermanos, acompañados por el personal de la fábrica de Alvear y Oncativo, en 1897.